AMLO abre la puerta para que se investigue a Enrique Peña Nieto

- Por

Una de las grandes sorpresas del gobierno de López Obrador al entrar en funciones fue la avanzada para perdonar al gobierno priista. El tabasqueño se lanzó durante sus tres intentos presidenciales contra la corrupción, prometiendo una limpieza completa cuando fuera líder del ejecutivo mexicano. Ya en la presidencial, el morenista prometió “un punto final a esta historia”.

Ahora mismo, el presidente de México ha asegurado que ya se investiga cualquier acto de corrupción relacionado con el sexenio anterior. Recordemos que el de Enrique Peña Nieto fue uno de los mandatos más plagados de acusaciones de corrupción, impunidad, opacidad y abuso de poder. Pero desde que se arrancó la transición entre el gobierno del PRI y el de Morena, el tono del tabasqueño se suavizó hasta asegurar el no investigar a estos funcionarios.

Las declaraciones de López Obrador indican que ya hay una instrucción directa para que se actúe directamente en contra de cualquier funcionario presuntamente corrupto, traficante de influencias, lavador de dinero, huachicolero o ligado a otras actividades ilícitas entre el 2006 y el 2012. El mensaje del presidente rompe con esa promesa de no tocar los perfiles más polémicos del sexenio peñista.

El gabinete peñista, incluido

Además de Enrique Peña, buena parte de sus secretarios enfrentan acusaciones de corrupción o impunidad. Desde las pruebas que se tienen en contra de Rosario Robles por los desvíos millonarios en sus secretarías, las acciones a favor del tricolor por parte de Luis Videgaray, la opacidad de contratos en la secretaría de Gerardo Ruiz Esparza, los derroches de recursos de su secretario Alfredo Castillo, entre muchos otros. La indicación es que la fiscalía mexicana y la inteligencia financiera pueden investigar a todos, sin excepciones.

Cuando se prometió no perseguir a políticos del pasado, los simpatizantes de López Obrador reclamaron por una de las principales tareas que deberían incluir el plan anticorrupción de la cuarta transformación. Al parecer la directriz ha cambiado. Que “se aplique la ley, proceda, nada más informe al titular de la secretaría, investigue y actúe. Cero tolerancia en la corrupción”, dijo el presidente. Todo esto mientras el total de gabinetistas del mexiquense se encuentran en total libertad.

La evidencia no ha bastado

Investigaciones como La estafa maestra, La casa blanca de Enrique Peña Nieto, Software Pegasus, Odebrecht México, Gobierno Espía, Ayotzinapa, Tlatlaya, el caso César Duarte, el caso Javier Duarte, entre otras, no han mostrado avances sólidos a pesar de casi cinco meses de nuevo gobierno. La creación de la fiscalía mexicana ha logrado posicionar el papeleo de cada uno a un nuevo edificio, pero sin resultados contundentes.

Lo cierto es que la mención de una cero tolerancia a la corrupción abre la puerta a que por fin puedan ser investigados casos polémicos en el país que pueden apuntar a varios expresidentes mexicanos y sus gabinetes. Con personajes como Romero Deschamps, Emilio Lozoya, César Duarte y otros miembros de la cúpula priista libres, parece ser que se podrían generar avances (a pesar de que no se debería necesitar aprobación presidencial para lograr sus capturas).

Con información de Animal Político.