AMLO: habrá censo nacional de maestros para eliminar “aviadores”

- Por

El tema del magisterio mexicano es quizá uno de los más complejos de latinoamérica. Se ha hablado demasiado de cómo algunos sectores se aprovecharon durante décadas para entregar plazas de maestros a sus familiares, amigos o conocidos. Incluso se recalcó durante el sexenio pasado que esto derivó en un decremento en la educación mexicana, además de una industria ilegal millonaria dedicada a la venta de plazas.

La reforma educativa de Enrique Peña Nieto negó por primera vez que se pudieran generar vacantes de “aviadores”, es decir, personas que cobraban sin trabajar realmente. Algunos casos mostraban a un mismo profesor cobrando seis plazas al mismo tiempo.

Esta tendencia fue rechazada por magisterios como la CNTE y el gobierno de López Obrador quiere torcer el esfuerzo peñista pero conservando esta negativa a permitir aviadores.

Cancelan el legado de Aurelio Nuño

El presidente mexicano ha prometido que se realizará un censo nacional de profesores para revisar que todo esté en regla. Todo esto mientras en el congreso se cancela la reforma educativa de Aurelio Nuño y Enrique Peña, para dar paso a la nueva reforma educativa obradorista.

El censo será profundo, aseguró el presidente, buscando identificar a cada profesor y área en donde trabaja.

“En el caso de la federalización de la educación vamos primero a hacer un censo, a ver quién es maestro federal, cómo está inscrito, en dónde trabaja, quién es maestro estatal, dónde está inscrito, en dónde trabaja, cuál es su escuela, en qué preescolar, en qué primaria, en qué secundaria”, dice López Obrador, asegurando que no se podrán continuar con estas y otras actividades ilegales en donde se lastima la labor de los trabajadores de la educación.

Una educación federalizada

Otra de las propuestas del tabasqueño es que la educación en México estará federalizada. La promesa es que se actúe como en la capital del país, en donde el tema salarial-educativo lo controla la SEP desde el inicio. Es por eso que no se han visto reacciones magisteriales como en otros estados, señaló Obrador.

Todo esto con la intención de federalizar toda la educación para evitar los grandes problemas de retención salarial o la falta de pagos (como sucede prácticamente cada mes en Michoacán, Oaxaca y otros estados).

El censo obradorista a la educación en México será largo. La idea es que cada profesional de la educación esté bien ubicado y su labor corresponda a lo que legalmente representa. Esta estructura podría golpear intereses de ciertos grupos que han lucrado con la venta y retención de plazas durante años.

Además, el presidente aseguró que las evaluaciones docentes van a continuar pero sin castigar a quienes no aprueben, haciendo referencia clara a las sanciones que imponía Aurelio Nuño.