Alistan muerte civil para todos los gobernadores corruptos en México

- Por

Ricardo Gallardo Cardona, coordinador de los diputados independientes planteó la posibilidad de imponer una “muerte civil” para todos los gobernadores corruptos en México, es decir, que todos sus derechos jurídicos sean invalidados por el resto de su vida.

“Los mandatarios estatales que incurran en faltas graves deben ser sancionados con la inhabilitación definitiva en cargos de elección popular”, aseguró el legislador independiente.

Castigo para gobernadores corruptos

Esto debido, a la creciente demanda de los mexicanos por justicia, ante los actos de corrupción realizados por los ex gobernantes y con la finalidad de que éstos no queden impunes.

De esta forma, se lograría que los mandatarios o ex mandatarios que hayan incurrido en actos graves comprobados, pudieran ser sancionados con la inhabilitación definitiva en cargos de elección popular.

Ante este panorama, el Senado aprobó reformar la Ley General de Responsabilidades Administrativas y el Código Penal Federal, para establecer castigos en contra de funcionarios que incurran en cierto tipo de delitos.

Entre los delitos que podrían ser considerados como graves, se encuentran: peculado, desvío de recursos públicos, utilización indebida de información, abuso de funciones, conflicto de interés, contratación indebida, enriquecimiento oculto, tráfico de influencias, encubrimiento, desacato y obstrucción de la justicia.

Respecto a las sanciones, hasta ahora no ratificadas, éstas podrían alcanzar entre uno a 10 años de prisión, si el monto de la afectación no excede 200 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA),

¿Muerte civil es suficiente castigo?

El legislador solicitó al Congreso, ampliar los mecanismos legales anticorrupción, pues indicó que de nada sirve firmar tratados y convenciones, si es imposible evitar que sucedan los delitos antes mencionados.

Vale mencionar, que un análisis realizado por el diario estadounidense New York Times, destacó que la impunidad de la que gozan algunos gobernantes y ex gobernantes, aunado a la falta de transparencia y al empoderamiento que muchas de estas figuras gozan, lo cual ha hecho que pocos pisen la prisión.

“Las décadas de impunidad han generado un nivel de descaro y de ridiculez que nunca hemos visto en México”, indicó Max Kaiser, director Anticorrupción en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en entrevista para el citado medio.

Cabe destacar que hasta mediados del 2018, la lista de gobernadores corruptos, prófugos de la ley incluía a 23 ex mandatarios, en su mayoría (más de una decena) fueron militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aunque también destacan algunos panistas y ex perredistas.

Con información de Forbes y NYT