Aeropuerto de Santa Lucía quedará completamente terminado en 51 años

- Por

Habrán pasado al menos ocho nuevos presidentes en México para cuando se termine este proyecto del obradorismo. El polémico aeropuerto de Santa Lucía nació como opción austera para evitar las décadas de derroche que pudo representar el mantenimiento del aeropuerto peñista imaginado en Texcoco. Si bien mañana inicia su construcción y podrá operar de manera sencilla para 2021, este aeropuerto de corte militar va para largo.

Las estimaciones del nuevo gobierno mexicano indican que se podrá empezar a usar Santa Lucía para vuelos internacionales en menos de tres años. Todo esto es resultado de un intento millonario por desahogar la saturación del actual aeropuerto internacional capitalino. Mientras empieza la salida y llegada de vuelos, la construcción avanzará hasta que se concluya la obra en un lejano 2069. Para ese entonces se podrá hablar del término del proyecto.

A cargo del proyecto se encuentra un general mexicano, Gustavo Vallejo, quien promete iniciar cuanto antes con la nueva terminal aérea que tanto ha prometido el presidente en campaña. La cancelación del aeropuerto en Texcoco fue uno de los más grandes golpes político-económicos al gobierno de Enrique Peña Nieto, quien aseguraba que su obra terminaría mucho después del 2030, pero que podrá empezar a operar en 2022.

¿Por qué 51 años de construcción?

El medio Animal Política rescata las declaraciones del ingeniero a cargo: “(Santa Lucía) será funcional, económico y sostenible, es necesario referir que esta planeación será escalable para satisfacer la demanda actual y futura de pasajeros y la fecha estimada de conclusión será en junio de 2021 y para ello tenemos un presupuesto de 68 mil millones de pesos más IVA”. La intención es avanzar rápidamente para que el proyecto empiece a funcionar justo a la mitad de la cuarta transformación.

La idea es tener listas las pistas en unos años y después ir avanzando en la estructura del aeropuerto en general. Además de las salas y las pistas, se tiene contemplada la construcción de un abastecimiento de gasolina con capacidad de al menos 100 millones de litros de combustible para surtir las necesidades de los vuelos nacionales e internacionales. Se habla también de tres pistas de aterrizaje y una terminal para mover a 20 millones de pasajeros.