Esta universidad tiró a la basura cientos de documentos históricos

- Por

La conservación de los archivos en México ha encontrado bastantes problemas. Se trata de un país que acumula documentos históricos que no siempre con resguardados con la mejor calidad para su consulta. En el caso de la universidad de autónoma de Zacatecas (UAZ), miles de documentos antiguos fueron vendidos a una planta reciclado como si fuera basura.

Se trata de un grave daño al patrimonio histórico de la institución y de todo el estado. Recordemos que Zacatecas es un estado clave para entender la historia política del siglo veinte. El gran problema es que las autoridades universitarias que permitieron esta pérdida ni siquiera estaban enteradas que la basura que vendieron era realmente documentos de hace décadas, con alto valor histórico.

Son periódicos y archivos hemerográficos, varias tesis, documentos relevantes de la historia burocrática de la institución y muchos libros. Fueron vendidos por kilo y al parecer no hay forma de rescatarlos. Los documentos históricos estuvieron arrumbados durante años en una bodega de la preparatoria 1, controlada por autoridades y recursos de la UAZ. Todo indica que hay un director de bibliotecas que dio la orden de vender como basura los documentos.

La investigación realizada por La Jornada de Zacatecas revela que incluso había documentos claves para la hemerografía mexicana del siglo diecinueve. El diario informa que varios de sus periodistas y equipo de trabajo acudieron a la planta recicladora y lograron rescatar algunos documentos (aunque la mayor parte ya fue destruida en la planta recicladora). La colección vendida como basura era resultado del esfuerzo de un historiador local para generar un acervo histórico: Cuauhtémoc Esparza Sánchez.

El documento más antiguo data de 1876 y se trata de un periódico francés que estaba diseñado para lectores de nuestro continente. Además, habían varios periódicos editados por los hermanos Flores Magón. Esta decisión de vender los documentos como basura deja ver el poco conocimiento e importancia que tiene ciertas instituciones mexicanas por crear archivos para recuperar la memoria de sus acervos.

Al igual que esta bodega, en el país hay miles de documentos abandonados que no se clasifican ni digitalizan. Muchos de ellos ni siquiera están bien resguardados, ya que absorben humedad, son expuestos al sol y claramente no se conoce su gran valor histórico. La decisión tomada en la UAZ podría afectar legalmente a la persona que dio la orden, ya que se están destruyendo objetos de valor e interés nacional.

Mira toda la información en esta investigación de La Jornada Zacatecas.