Terminar los trenes de Peña Nieto costará 30,000 millones

- Por

El gobierno obradorista está evaluando cómo funcionar después de heredar una deuda de 10 billones de pesos. Todo esto siguiendo un plan de austeridad que ha provocado recortes de personal y topes salariales. Aún así, se han contemplado proyectos del expresidente Enrique Peña Nieto que quedaron varados y que, debido a los avances, es mejor terminarlos que cancelarlos. Son dos trenes peñistas los que más rescate necesitan.

López Obrador confirmó que se encontraron anomalías y opacidad en varios contratos del tren México-Toluca (una de las obras cumbres de infraestructura en el gobierno del priista). Pero aún así se ha decidido continuar con el proyecto que tenía más del 80% de avance, aseguró la secretaría de caminos en septiembre del 2018. Pero terminar esta obra del gobierno anterior no será barato. Concluir este tren costará hasta 25,000 millones de pesos extra. Teniendo en cuenta que ya se ha invertido prácticamente el doble.

Los encargados de la obra pública del gobierno actual aseguraron que también se concretará el polémico tren ligero de Guadalajara (específicamente su Línea 3). Este proyecto marcó el compromiso del gobierno de Peña Nieto con uno de los estados más importantes del país, pero también se fue alargando su construcción y terminó costando mucho más de lo anunciado al inicio. Dentro también hubo irregularidades y opacidad. Rescatarlo costará 4,500 millones de pesos.

Este proyecto en Guadalajara tenía un costo inicial de 17,000 millones y debió quedar listo hace meses, pero los retrasos por temas de presupuesto y conflictos internos con el estado han alargado esta línea del tren ligero. Se han usado 26,000 millones de pesos para avanzar y aún así no se ha completado, por lo que el nuevo gobierno habrá de destinar buena parte de sus recursos para obra pública para completar una de las obras insignia del sexenio peñista.

El gran problema en ambas obras es que no hubo planeación correcta antes de iniciar con ambas obras. Los trenes de Peña Nieto no fueron bien trazados desde el inicio, lo que generó sobrecostos inmensos y que sus fechas de conclusión no sean claras ni durante el sexenio anterior ni en este. Los encargados de revisar los contratos celebrados hasta ahora en estos dos trenes aseguran que el gran problema son los contratistas de la era Peña Nieto.

El actual gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, ha tenido fuertes encontronazos con el presidente mexicano por no colocar a este tren jaliscience y otros proyectos de obra como de total importancia en el Presupuesto 2019. Aún así, se ha asegurado que ambas obras serán terminadas antes del 2024, por lo que ya se está discutiendo el presupuesto para terminarlos. La sentencia es clara: cancelarlos es más costoso que concluirlos.

Mira toda la información en esta nota de El Financiero.