Sagarpa usó 2,000 millones para autos y viajes en la era Peña Nieto

- Por

Continúan apareciendo derroches de recursos en el sexenio anterior. Ya se ha hablado de los dispendios en la secretaría de turismo, el gobernación, presidencial, caminos, sindicatos, entre otros. Ahora se sabe, gracias a revisiones de la auditoría superior, que también se usaron recursos clave para el campo en lujos como viajes, eventos, publicidad y transportación en la Sagarpa.

La secretaría encargada del apoyo al campo mexicano sí logró varios avances en el tema durante el sexenio de Peña Nieto, pero no faltó el tradicional despilfarro en publicidad (una constante del gobierno priista). Además, se sabe que del 2013 al 2018 esta secretaría dedicada al agro nacional usó al menos 2,000 millones de pesos para pagar servicios que poco o nada tenían que ver con la actividad agrícola nacional. Todo esto mientras los campesinos mexicanos resistían las peores fases de la pobreza.

El gobierno de López Obrador cambió el nombre a esta secretaría, al igual que la Sedesol, después de los constantes escándalos. Ahora llamada Sader, la Sagarpa recurrió a empresas privadas durante años para proveer servicios de alimentación para empleados, transporte entre sus funcionarios, vehículos especiales para la élite en la secretaría y buena parte para difusión de alcances y proyectos. Son más de 11,000 contratos celebrados en cinco años.  

El sexenio de Peña Nieto contó con dos secretarios de la Sagarpa. Se trata de Enrique Martínez y Eduardo Calzada, ambos con la misma costumbre a ejercer recursos para actividades que no tenían mucho qué ver con la actividad agrícola o pesquera. Una revisión de SinEmbargo nos deja ver que se gastaron 115 millones de pesos anuales para mantenimiento y suministro de gasolina en la Sagarpa (que mantuvo una flotilla de 2,185 vehículos, muchos destinados a transportes privados de funcionarios).

Pero los sagarpistas en la era Peña Nieto también eran fanáticos de los vuelos. Durante el sexenio se destinaron 310 millones de pesos para vuelos de altos mandos de la secretaría agraria, además de contratos para el arrendamiento de vehículos aéreos y viáticos para funcionarios de la dependencia que viajaban constantemente: 58 millones. A todo esto se le conoce “gastos ociosos”, que no impactan realmente en las personas a las que deberían apoyar en el campo.

Otro señalamiento es que Sagarpa destinó 223 millones de pesos para publicidad sonora, impresa, digital y otras formas de publicidad. Además, se sabe de gastos por 66 millones de pesos tan solo para la compra de gorras, playeras, tazas, termos, memorias usb, calendarios, bolsas o folletos (una clara muestra de las posibilidades de despilfarro que se dieron dentro de las secretarías de la era Peña Nieto). Y es que prácticamente cada instituto, secretaría o comisión en el sexenio del PRI está manchada por el despilfarro.

Mira toda la información en esta nota de SinEmbargo.