Romero Deschamps aún se está llevando archivos y autos del sindicato

- Por

Lo que era un secreto a voces se ha confirmado este lunes 18 de marzo, cuando en la conmemoración del 81 Aniversario de la Expropiación Petrolera no estuvo Carlos Romero Deschamps, algo que no sucedió nunca en los 26 años que lleva al frente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

La vocería de la Presidencia se encargó de disipar la gran duda del 81 aniversario de la Expropiación Petrolera, si el líder petrolero acompañaría al presidente Andrés Manuel López Obrador en el evento en Hidalgo, a lo que confirmó que con un rotundo no.

Aunado a este hecho, en redes circuló una supuesta carta de Romero Deschamps ordenando a la base sindicalizada del STPRM a no celebrar el 18 de marzo y no realizar ninguna actividad, salvo las que ordene el presidente de la República.

La ausencia del cuestionado líder aumenta las sospechas respecto a las acciones que está tomando Romero Deschamps, ya que los petroleros desconocen su paradero, pero han visto camiones sacar documentos de la sede sindical.

Trabajadores petroleros han visto circular camiones de mudanza que se llevan muebles y cajas con archivos de la sede nacional del STPRM, ubicada en la calle Zaragoza 15, en la céntrica colonia Buenavista.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) ordenó al STPRM a publicar información sobre contratos y uso de recursos, con fecha límite de 6 de marzo. Pero no lo hizo.

¿Eliminando evidencias?

“Están limpiando la casa. Están sacando cajas con archivos, están sacando ciertos muebles. Esperemos que no estén escondiendo las pruebas de los fraudes que han cometido en contra de los trabajadores en los últimos 30 años, pero no podemos imaginar otra cosa más que eso”, dijo Óscar Solórzano, uno de los fundadores de sindicato alterno, Petromex, abrazado por el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

La última vez que fue captado fue en el restaurante “Mesón de Puerto Chico”, cerca del Monumento a la Revolución, el miércoles 30 de enero, mismo día en que la Gran Alianza Petrolera, dirigida por Jorge Fuentes García, ratificó su denuncia ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), por su presunta relación con el huachicol.

Laura Gónzalez, petrolera de la sección 45 en la Ciudad de México, también ha escuchado los testimonios de los camiones de mudanza que retiran documentos de la sede.

“Saben que ya se van, que ya se terminó para Romero, y tiene muchas cosas que pagar, muchas demandas. Sabe que es el huachicolero mayor”, interpretó.

“Otros dicen que Romero está ahí en su oficina. Va dos veces a la semana, dicen que va los martes y los viernes. Entra por un lugar especial con su coche con ventanas obscuras. Pero yo creo que ya se fue”, aseguró.

https://twitter.com/NayeliChan/status/1107717741866151936

Raúl Romero, petrolero jubilado de la sección 34 de la capital del país, agregó que le han comentado que Romero Deschamps no ha ido a la oficina en las últimas dos semanas y quien despacha es el Secretario de Interior, el diputado Manuel Limón Hernández.

René Valdez de la Coordinadora por la Defensa de Pemex, con sede en Veracruz, sospecha que opera “en la clandestinidad” como lo hizo el líder minero Napoleón Gómez Urrutia desde Canadá.

El intocable

Cuando se habla de Romero Deschamps uno se adentra a los territorios de los incomprensible. Quien ostenta el puesto de “chofer de pipa”, ha sido acusado de corrupción durante años, se ha codeado con los últimos tres presidentes de México: Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

Ha disfrutado durante dos décadas de su relación con el Partido Revolucionario Institucional para ser senador y diputado.

Las acusaciones en su contra nunca han prosperado y en 2000, cuando ganó el PAN por primera vez la Presidencia, no pagó por el presunto desvío de al menos mil millones de pesos a la campaña del PRI.

Aunque Deschamps ha logrado evadir los juicios, tal parece que el Aniversario 81 de la Expropiación Petrolera fue el último para el polémico líder sindical.