Renuncias y escándalo político ponen en entredicho a Trudeau

- Por

Luego de la renuncia de la ex fiscal general, Jody Wilson-Raybould y de la reciente dimisión de la ex ministra del Tesoro, Jane Philpott; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau se encuentra en medio de un escándalo político que lo pone en entredicho.

https://twitter.com/POLITICATOTALpe/status/1102712244369059841

El escándalo alcanzó a Trudeau

A sólo unos meses de que se realicen elecciones generales en el país, la continuidad de los liberales en el gobierno canadiense está en riesgo, debido a la acusación por fraude y cohecho, que Trudeau enfrenta por la protección de una empresa extranjera con oficinas en Montreal.

Según los hechos, Trudeau presionó a la Fiscalía para que no procesara a la firma libanesa SNC-Lavalin, debido a posibles sobornos realizados a la familia de Muammar Gaddafi para obtener contratos públicos, cuyo monto alcanza los 48 millones de dólares canadienses.

De acuerdo con Wilson-Raybould, como funcionaria del gobierno canadiense fue presionada indebidamente por algunos de los asesores de Trudeau, para que evitar que la empresa de ingeniería fuera procesada por dichos delitos.

Lo que ocasionó, las antes mencionadas renuncias, aunadas a la dimisión de Gerald Butts, un colaborador muy cercano al Primer Ministro, quien hace dos semanas dejó el cargo, aludiendo motivos personales.

De acuerdo con medios locales, Trudeau presionó indirectamente a la Fiscalía para pagar una multa y evitar un juicio penal; al tiempo que hace posible que SNC-Lavalin siga participando en licitaciones canadienses, mediante concursos públicos.

Renuncias por presión política

Por su parte, Wilson-Raybould relató que fue objeto de presiones para evitar que la ex fiscal interviniera y así evitara el juicio en contra de la empresa de origen libanés.

Ante el Comité de Justicia del Parlamento, Wilson-Raybould detalló los esfuerzos sistemáticos y constantes para hacerla cambiar de opinión, por parte del equipo de Trudeau, de quien aseguró que recibió amenazas directas.

Wilson-Raybould enfatizó que la presión ejercida fue tan directa, que llegó al punto de que se vio en la obligación de avisarle a Trudeau acerca de que lo que pedía era improcedente.

Por su parte, el líder canadiense afirmó que este hecho se debió, a que su compromiso es proteger los puestos de trabajo de los canadienses, lo cual probablemente hace referencia a los despidos que generaría la polémica con la firma.

En referencia a las renuncias de altos funcionarios, personajes como Gerald Butts y Michael Wernick afirmaron públicamente que no realizaron nada improcedente en contra de las leyes canadienses.

Más escándalos

Aunque la inesperada renuncia de Philpott, ocurrida 72 horas después de la de Wilson-Raybould, aumenta la presión sobre Trudeau, a siete meses de que se convoque a elecciones generales.

La dimisión de Philpott agrava la crisis del gobierno canadiense y aumenta la presión sobre Trudeau siete meses antes de que convoque elecciones generales.

“La evidencia de esfuerzos por políticos y funcionarios para presionar a la ex ministra de Justicia para que interviniera en el caso criminal de SNC-Lavalin, y la evidencia del contenido de esos esfuerzos, me han provocado graves preocupaciones», menciona en su carta de renuncia la ex ministra del Tesoro, poniendo en evidencia los posibles malos manejos de Trudeau.

Con información de DW, CNN y mexico.com