Récord en compra de armas durante el sexenio de Peña Nieto

- Por

Ni en los peores momentos del sexenio de Felipe Calderón, cuando inició la llamada lucha contra el narco, el Gobierno mexicano gastó tanto en armas y vehículos especiales como en el recién terminado sexenio de Enrique Peña Nieto, que tan solo en 2015 gastó 7,700 millones de dólares.

Esto lo afirma el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés).

Las compras acumuladas durante la presidencia de Peña Nieto superaron las de Brasil como el mayor importador de armas en América Latina durante el periodo 2014-2018 y se ubicó en el escalafón 34 a nivel mundial. En 2017, México ocupó el lugar 35 a nivel global.

México concentró 0.7% de las importaciones de armas a nivel mundial durante el periodo 2014-2018, lo que representó un incremento de 40% con relación al periodo 2009-2013, cuando su participación en el mercado bélico fue de 0.5%.

“El incremento del gasto militar por parte de México prácticamente ha sido una constante en los últimos cinco años”, el SIPRI.

“El aumento va en línea con la utilización de las Fuerzas Armadas en la lucha contra los cárteles de la droga”, agrega SIPRI. Sin embargo, a pesar de los dichos de la organización, la violencia en el sexenio de Peña no disminuyó, aunque la inversión en armas aumentó.

Estados Unidos, el proveedor

El año 2015 fue el de mayor gasto militar, con 7 mil 700 mdd (informe SIPRI 2016), por encima de los topes contabilizados por sus predecesores, Felipe Calderón y Vicente Fox, 5 mil 613 millones, en 2012, y tres mil 229 millones de dólares, en 2001, respectivamente.

Durante el periodo de análisis, Estados Unidos cubrió 63% de las importaciones mexicanas, seguido de Francia, con 9.4%, y Holanda, con 8.9%.

En la lista de SIPI, de los 40 principales importadores de armas, sólo otro país latinoamericano aparece: Perú, en el lugar 40. El informe destaca que, en el caso de Venezuela, un país que enfrenta una grave crisis política, económica y social, fue el principal importador de armas de Sudamérica.

El SIPRI resalta que México ha focalizado sus compras en helicópteros, vehículos blindados, radares aéreos y marinos, además de aviones de transporte.

El Gobierno también invirtió en cuatro vehículos aéreos no tripulados comprados a Israel, destacan también siete helicópteros “Alcón Negro”, comprados a Estados Unidos.

El informe también indica que la compra del armamento no está pensada para realizar incursiones bélicas en otros países, ya que las armas y vehículos comprados fueron elegidos específicamente para combatir la lucha contra el narco.