El PRI se niega a expulsar a Enrique Peña Nieto

- Por

Después de un sexenio plagado de escándalos de corrupción, Enrique Peña Nieto entregó la banda presidencial y se sumió en un profundo silencio. No ha habido demasiada actividad pública del mexiquense y pareciera que no quiere saber nada de la política actual. Aún así, el PRI ha decidido nombrarlo miembro de su consejo político nacional y como uno de sus militantes más notables.

Ahora que los tricolores están insistiendo con aplicar democracia en su interior, pareciera que no hay cabida para que personajes así de polémicos permanezcan. Una corriente interna del priismo nacional ya exige que Enrique Peña Nieto sea expulsado del partido por haber sido el responsable directo de la derrota electoral del año pasado. Pero la presidenta del partido más antiguo de México insiste en que el expresidente merece honores dentro de la fuerza político.

Claudia Ruiz Massieu ha dejado en claro que durante su cargo como presidenta del priismo no se dará la orden de expulsar a Enrique Peña Nieto (quien fuera su jefe durante años). La priista aboga ha rematado diciendo que el mexiquense merece todo su reconocimiento y rechazó que se tenga pensado en afectar a su imagen política, a pesar de que Peña Nieto dejó en claro que no quiere ningún cargo a futuro en el país después de un sexenio lleno de evidencia en su contra.

El PRI intenta vender su nueva imagen de partido renovado, por lo que ya analiza una votación en donde sean los militantes quienes decidan directamente a su nuevo líder. Esta búsqueda embona directamente con los 90 años del partido. Hace poco celebraron esta fecha entre la crisis interna más grave de su historia, pero aún así confían en que los retos del priismo son hacia el futuro (cerrando toda posibilidad a una autocrítica por los errores de setenta años en el poder y el sexenio de Enrique Peña).

Pero los candidatos para dirigir al nuevo PRI tienen algo qué decir. Osorio Chong y José Narro son los priistas más conservadores que quieren dar una nueva imagen aunque conservando los esquemas actuales que tanto afectaron al partido. Ambos no tiene entre sus ideas el expulsar a Peña Nieto, pero un candidato ya se ha lanzado contra el expresidente. Alito Moreno, gobernador de Chiapas, quiere ser el nuevo presidente del partido y ya ha lanzado fuertes acusaciones contra Peña Nieto.

Para desviar el tema, Ruiz Massieu promete que los grandes cambios los harán desde la dirigencia, por lo que ya mantienen módulos de afiliación en todo el país. Recordemos que ofrecen clases de zumba y atención médica a los mexicanos que se les unan. Pero la priista confía en que el mexiquense realizó un papel excelente del 2012 al 2018. Hace poco Massieu dijo que la imagen del país no podría ser mejor en el extranjero, gracias a Peña.

Y es que cuando se habla de “los errores cometidos” pocos priistas se atreven a mencionar con nombres y apellidos a quienes sangraron a la fuerza política más antigua del país. Después de seis años de malos manejos, Luis Videgaray, Fabio Beltrones, Gerardo Esparza, Alfredo Castillo, Rosario Robles y Enrique Peña se resguardaron ante los pésimos desempeños de sus últimas labores en el gobierno, por lo que poco se sabe de qué están haciendo en estos momentos.