Oenegés culturales desviaron 163 millones con conciertos falsos

- Por

Se trata de una pieza más para entender el rompecabezas de desfalcos de los hombres más cercanos al expresidente mexicano. Varias investigaciones periodísticas confirman que más que simples saqueos o casos aislados de corrupción, en la era Peña Nieto se orquestó toda una red de simulaciones para hacer que unos cuantos se quedaran con todo el dinero involucrado. Esto ha pegado prácticamente a cada secretaría y hoy toca hablar del sector cultural.

Tan solo durante el 2017, penúltimo año de gobierno de Enrique Peña Nieto, se trabajó con algunas oenegés y privados culturales que no comprobaron haber realizado las actividades para las que fueron contratados. Este esquema de circulación de efectivo mediante contratos por adjudicación directa generó un daño por 163 millones de pesos que aún no aparecen o no se encuentra la documentación para dar con ellos.

En la secretaría de cultura se entregaron 19 millones de pesos para la realización de eventos y festivales que nunca se realizaron. En un ejemplo de cómo funcionó este desfalco podemos ver que la organización Drama, Voz y Movimiento A.C simuló haber creado un festival local en Veracruz, por lo que presentaron fotos para confirmar la utilización de los recursos. Pero la mayoría de ellas eran sobre eventos realizados en Argentina y Chile. El monto de esta farsa es de 8.5 millones de pesos.

En estos casos no solamente se simularon actividades, también las asociaciones contrataron a empresas cuyos accionistas también forman parte de las oenegés. Este esquema no es nuevo y ya se había visto en el Veracruz de Javier Duarte, el Coahuila de César Duarte y es una acción fundamental para la operación de la Estafa Maestra. La estrategia confirma algunas quejas de López Obrador, quien afirma que las organizaciones civiles también han formado parte de la corrupción federal.

La investigación sobre estos saqueos confirma que las otras organizaciones involucradas tuvieron un plan de acción similar, en ocasiones mucho más descarado. México.com informa que la Institución Romero McGregor, también veracruzana, recibió 8.5 millones de pesos por parte del gobierno federal para realizar conciertos en varios poblanos del estado jarocho. En 2017 debieron realizarse al menos cuatro eventos, pero no hay información que lo compruebe.

Esta institución también se valió de documentos irregulares (incluso hay algunas firmas falsas) para hacerse con el presupuesto cultural. Al igual que en el caso anterior, se contrataron empresas en donde los dueños de Romero McGregor también eran accionistas. Este esquema deja ver una calca de los desvios a través de empresas fantasmas que terminaron con Javier Duarte en prisión, además de varios colaboradores. En este caso, las empresas transfirieron el dinero recibido a cuentas personales de los directores de la oenegé.

Pero los casos no se concentran en Veracruz. También se sabe de esta maquinaria de simulaciones en Guanajuato, en donde un organización local se comprometió a realizar varias presentaciones de teatro para niños de forma gratuita. Para esta acción que sonaba bastante comprometida con la cultura infantil se destinaron también 8.5 millones de pesos. Pero tampoco se realizaron y además se contrató a empresas fantasma que no tienen domicilio fijo y que ya habían sido catalogadas como simuladoras por el SAT.

Mira toda la información en este reportaje de México.com