Refinería en Dos Bocas costará hasta 8,000 millones de dólares

- Por

Se acerca con velocidad la creación de una nueva refinería mexicana. López Obrador ha apostado todo por salvar el petróleo mexicano y no hay manera de rescatar al país desde este lado si no es creando una nueva refinería en Tabasco, el lugar donde nació y en donde se encuentra un yacimiento prometedor, asegura. Con esto, se rescataría a Pemex, la petrolera más endeudada del planeta.

Como es costumbre, el presidente quiere generar obras en tiempo récord, por lo que la refinería en Dos Bocas, Tabasco, podrá ser una realidad en tan solo tres años. La secretaria de energía asegura que se trata de una prioridad del nuevo gobierno y no hay ninguna medida de austeridad para crear esta nueva planta tratadora de combustible. El monto para crearla será de entre 6,000 y 8,000 millones de pesos, cifras altísimas para un gobierno que ha concentrado sus recursos en programas sociales.

Rocío Nahle indicó que México debe dejar de comprar tanta gasolina y petróleo a otros países, principalmente Estados Unidos. Esta dependencia se ha incrementando durante décadas, pero con la llegada de la reforma energética se incrementó la dependencia a combustibles extranjeros. Lo cierto es que invertir fuerte al petróleo en este siglo es riesgoso.

Si bien México es un líder a nivel mundial en yacimientos, la inversión de gobiernos concentrada en hidrocarburos es un asunto del siglo 19. Pero los obradoristas confían en que el país aún tiene la fuerza para ser un puntero del petróleo a nivel internacional, lo que podría levantar la economía de un país sumido en la deuda, las crisis económicas, la guerra y la pobreza. La visión de López Obrador es salir de la presidencia con Dos Bocas en marcha.

La presión por concretar esta refinería ha generado como fecha límite finales del 2022. La obra estaría iniciándose de inmediato, pero el enorme presupuesto tendría que ser revisado por órganos financieros nacionales. Recordemos que este rescate a la petrolera mexicana ha sido mal visto por las calificadoras extranjeras. La mayoría de éstas asegura que no será suficiente una nueva refinería para salvar la economía petrolera nacional. Pero tampoco aportan demasiado al sostener que continuar las reformas estructurales de Peña Nieto era la mejor opción.

Obrador ha atribuido esta crisis en Pemex a los saqueos de los gobiernos neoliberales que lo preceden. Pero un gasto directo de hasta 8,000 millones de dólares podría endeudar fuertemente no solo a la empresa, también al país, asegura la oposición. Con la creación de Dos Bocas, México tendría siete siete refinerías que estarían trabajando sin parar para convertir el petróleo en combustibles.

Lo cierto es que algunos analistas coinciden en que primero debería darse mantenimiento a las refinerías que ya existen en México y que operan a diario a la baja. Recordemos que la refinería en Salamanca, Guanajuato, se encuentra totalmente parada (lo que representa pérdidas millonarias para la empresa y el país). Nahle confía en que esto se solucionará y remata asegurando que ya hay varias naciones interesadas en invertir para construir Dos Bocas.

El gobierno guinda está confiado en que el rescate a Pemex tendrá resultados inmediatos. La petrolera mexicana trabaja al 30% de su capacidad, lo que ha generado una dependencia inédita a los hidrocarburos de otras naciones, algo que México no debería concebir, siendo un país con grandes yacimientos petroleros.