Nueva ministra de la Suprema Corte: pro vida y arrastrando un conflicto de interés

- Por

El Senado mexicano anunció la designación de Yasmín Esquivel Mossa como la nueva ministra para la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien se ha destacado por su postura pro vida y un posible conflicto de interés con la administración de AMLO.

Lo anterior, debido a que Esquivel es cónyuge desde hace siete años, del contratista José María Riobóo, personaje cercano a López Obrador; aunque su labor como funcionaria pública suma más de 20 años en el Tribunal Agrario y otras instancias federales.

Una ministra pro vida

La decisión fue tomada por los senadores con 95 sufragios a favor durante una segunda ronda de votación, en la cual Loretta Ortiz obtuvo seis votos y Celia Maya no obtuvo ninguno.

Además, 24 senadores votaron en contra de la terna enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y otros 18 realizaron votos nulos.

Esquivel Mossa ocupará la vacante que dejó la ex ministra Margarita Luna Ramos y será una de las dos mujeres que formen parte del cuerpo judicial compuesto por 11 jueces varones.

Respecto a la polémica por la cercanía con el mandatario y con otras figuras clave como Marcelo Ebrard, los senadores de oposición argumentaron que Yasmín Esquivel no cumple con los requisitos mínimos de independencia, necesarios para el proceso.

Pese a ello, la designación de Esquivel es un hecho, luego de una semana de negociación para ratificar el proceso; y de que la nueva ministra argumentara que su carrera judicial y su situación familiar no afectará su desempeño en la Corte.

https://twitter.com/CanalCongreso/status/1105617679426048000

Esquivel se compromete con la Corte

“Me comprometo a defender la autonomía e independencia judicial, presupuesto indispensable de un Estado Constitucional de Derecho. Independencia sí, indiferencia no. Independencia sin simpatías ideológicas”, declaró la nueva ministra en su cuenta de Twitter.

Vale mencionar que, Yasmín Esquivel ha mencionado en reiteradas ocasiones que sus convicciones personales e ideología no interferirán con su trabajo y que no dará un paso atrás en los derechos ganados y reconocidos para todos los ciudadanos.

También, es bien sabida su postura respecto al trabajo de las mujeres en la Corte, quienes según su perspectiva, obtienen sueldos menores sueldos y tienen menos accesos a vacantes.

Sobre la designación, Gustavo Madero senador del Partido Acción Nacional (PAN), ya había advertido hace algunos días en que existe una dañina relación entre Esquivel y el Presidente y con el partido gobernante.

Comentarios que desataron los rumores de que los grupos parlamentarios del PAN y del PRI votarían en contra del dictamen sobre la elegibilidad de las integrantes de la terna.

Tal es el caso del senador panista Damián Zepeda Vidales, quien también indicó hace algunos días que rechazarían el dictamen para la elección de la nueva ministra, para proteger las instituciones de la República.

Por su parte, senadores priístas denunciaron la existencia de vicios que se observaron durante el proceso de discusión en la Comisión de Justicia, tal como el que hayan aparecido documentos firmados por legisladores ausentes de la reunión.

Con información de El País y Animal Político