Netflix pierde millones porque usas la cuenta de alguien más

- Por

Todos conocemos a esa persona que siempre está pegada a Netflix pero que jamás pagaría por usar el servicio. Para la empresa titánica de contenido por streaming este tipo de personajes representa una pérdida de 192 millones de pesos cada mes, lo que impide que la empresa estadounidense reúna el dinero que debería estar ganando. La tendencia sucede en todo el mundo y aún no saben cómo combatirla directamente.

A pesar de que la suscripción a Netflix ha subido poco a poco a nivel mundial, aún se permite que una persona prestarle su cuenta a alguien más para que mire películas, series y documentales. La mayoría de los huachicoleros de este servicio son adolescentes y prefieren usar la cuenta de sus padres, amigos o pareja antes que invertir en el catálogo enorme del coloso del entretenimiento actual.

Netflix ha tenido que alertar públicamente que estas prácticas les están impidiendo expandirse y generar nuevos contenidos a la velocidad que ellos desean. Cuando se le preguntó a estas personas si comprarían el servicio mensual en caso de que no tengan accesos a las cuentas prestadas, el 59% contestó que sí, rápidamente compraría su suscripción a la empresa distribuidora de Roma y otras cintas.

Los principales prestadores de cuentas son los padres de familia, quienes compran una mensualidad del servicio y la ponen a disposición de varias personas. Seguido de ellos están los familiares de los usuarios fantasma (que se niegan a comprar su suscripción) y después amigos y parejas sentimentales. La industria del streaming está buscando la forma de impedir esto sin molestar a sus clientes, y es que prestar una cuenta no es ilegal aunque dañe los ingresos de Netflix.

Pero no es la única empresa con este problema. El compartir cuentas ya le está pegando también a plataformas líderes como Spotify y Amazon (al menos el servicio Prime). La aplicación musical por excelencia se ha mostrado menos tolerante y ya analiza revisar las IP de las cuentas familiares para ver si realmente están en el mismo hogar, en caso de que esto no suceda, Spotify tiene pensado cancelar este tipo de acciones.

Y es que al no tener publicidad directa, Netflix sobrevive gracias a las suscripciones de sus usuarios. La consolidación de la empresa ha sido rápida y los reyes del streaming han inyectado miles de millones de dólares para sostenerse en la cúspide del entretenimiento digital. Con contenidos originales nuevos cada semana, no piensan soltar el trono en el que están sentados. Por eso están planeando cómo hacer que estos 14 millones de usuarios fantasma inviertan su dinero para mirar las producciones de la californiana.

Desde 1997, Netflix surgió con la idea de brindar entretenimiento de una forma distinta. La supremacía de internet y el tedio de la televisión han hecho que cada vez más personas los elijan antes que a otros servicios. Recordemos además que los mexicanos son los más adictos a Netflix y la empresa ya piensa inyectar más presupuesto en nuestro país con oficinas y 50 producciones originales. Para lograr esto, estaría bien que no existieran usuarios que prestan su cuenta.