Morena votó a favor de castigar el aborto en Nuevo León

- Por

Es costumbre de los partidos de izquierda promover la libertad de elección sobre el tema de tener o no a un hijo. Esta tendencia está alcanzando popularidad en varias naciones y en México el partido en el poder ya prometió en el pasado que la legalización nacional del aborto será una realidad en los próximos años. Pero esta apertura a los derechos humanos se ha cerrado en Nuevo León, un estado altamente conservador, en donde Morena ya votó para castigar a las madres que aborten.

Esta jugada impacta justo en las bases del partido guinda, enfocado en defender a la mujer sobre las decisiones que tome sobre su cuerpo. Mientras el resto de los morenistas en congresos locales intentan insertar iniciativas a favor del aborto y la protección de la madre, los guindas neoleoneses se han aliado con el PAN para penalizar la interrupción del embarazo, gracias a un acuerdo político bastante extraño, en donde terminan ganando los panistas.

Esta ley norteña pretende enviar a la cárcel a todas las personas involucradas en un aborto. La idea fue presentada hace casi cinco años por un hombre panista, Francisco Treviño, que insistía en enviar a la cárcel a las mexicanas que abortaran para castigar un acto que el conservador considera ilegal al no garantizar “la vida desde el momento de la concepción”. El resultado fue un voto masivo de la derecha panista y el PES, pero con el sorpresivo apoyo del PT y Morena.

Se trata entonces de la votación más conservadora por parte del partido guinda desde que se inició con el gobierno de López Obrador. Pero los morenistas norteños tienen una jugada en mente: han realizado estos votos que ponen en peligro a miles de mexicanas para poder sumar apoyos conservadores a una propuesta que pretende legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en Nuevo León.

Falta aún que el pleno vote sobre la propuesta conservadora de castigar el aborto con prisión en el estado, pero la solidez del voto masivo de Morena en el congreso local parece que terminará por ser el gran apoyo que los panistas estaban buscando. En caso de lograrse, Sinaloa y Nuevo León sería dos estados que aún insisten en castigar a las mujeres por tomar decisiones sobre su cuerpo (ambos estados católicos norteños).

Recordemos que Nuevo León mantiene un gobierno independiente, por lo que Morena y el PAN ya están realizando jugadas políticas para impresionar a los votantes neoleoneses. Desde el PRI, ya se apuntó Ildefonso Guajardo para ser el nuevo gobernador y la morenista Tatiana Clouthier no ha escondido sus intenciones por gobernar un territorio conservador y altamente importante para la economía del país. Este apoyo de Morena a los panistas es preocupante para el futuro político del partido en el norte del país.

Mira toda la información en esta nota de La Política Online.