Inyectan 350 millones al deporte favorito del presidente

- Por

La promoción del deporte nunca ha sido una actividad principal en los gobiernos mexicanos. Sin carácter de secretaría, y solo como comisión, el deporte nacional ha tenido presupuesto cortos, planes complicados y ha quedado relegado en una tercera línea en donde siempre destacan presupuestos para seguridad, petróleo y turismo. Con la llegada de López Obrador también han llegado estímulos especiales a su deporte favorito: el béisbol.

Este deporte es el favorito de estadounidenses, caribeños y algunas naciones asiáticas. En México se ha impulsado el apoyo a grandes peloteros para que jueguen en las ligas internacionales, pero no hay realmente una base de fanáticos sólida como para hablar de un juego de masas. Así que desde el gobierno federal se ha trazado una estrategia para lograrlo, con 350 millones de pesos del Presupuesto 2019 para recuperar un deporte oxidado en el mapa nacional.

La directora del deporte en México, Gabriela Guevara, anunció que el béisbol tendrá una inyección especial de recursos por orden directa del presidente. Esto no significa, asegura, que los otros deportes vayan a tener recortes para privilegiar al favorito del presidente. Pero sí dejó en claro que la suma es mucho mayor a otras actividades deportivas, principalmente por el deseo presidencial de hacer de este país un semillero de grandes beisbolistas. Hace unas semanas se vio a López Obrador sonriendo con un bate en las manos.

No es un misterio que gran parte de las pláticas entre el presidente y magnates como Carlos Slim versan sobre este deporte. Como fanático del béisbol, el tabasqueño aseguró desde su campaña presidencial que habría un trato especial para elevar esta actividad a la categoría que merece, aseguró. Hoy es una realidad y los opositores ya reclaman por qué razón habrá de elegirse qué deporte tendrá más recursos que otros, en especial si es el favorito del mandatario federal.

Los 350 millones serán utilizados para “desarrollos, estructuración y equipamiento de centros de capacitación. El recurso no tiene un favoritismo ni tampoco una excepción. No significa que vayamos a quitarle a otras disciplinas para apoyar al béisbol, todos los deportes van a recibir el mismo trato», dijo Guevara al anunciar los montos que se asignarán a cada actividad deportiva en este primer año de gobierno obradorista. Además de anunciar un primer campeonato mundial de este deporte en México.

Ahora como responsable de la comisión deportiva, Guevara tendrá que sacar adelante toda una estructura para quitar el óxido del béisbol nacional. Se trata, dice, de crear escuelas para impulsar el deporte amateur, además de pensar en crear una estrategia para impulsar al béisbol en cada estado del mapa mexicano. La intención es sumar a niños para ir creando generaciones de beisbolistas que puedan crear una liga sólida en el futuro (al nivel de los cubanos o puertorriqueños).

El gran bache que enfrentará este deporte es el fútbol. El deporte rey en el país no necesita de presupuestos federales para acercar a los niños a patear una pelota. Con un pedazo de suelo y una pelota, este deporte es el favorito de los niños mexicanos y será complicado cambiar esta tendencia para sumarlos al béisbol: una actividad que requiere equipo más especializado, un terreno mucho más grande y muchos más participantes para llevar a cabo un juego callejero.

Las instituciones deportivas ligadas al béisbol están emocionadas con la llegada de López Obrador al poder. El tabasqueño hace poco viajó al norte del país para inaugurar un museo dedicado a este deporte y prometió que al final de su sexenio se verán avances en esta materia. Lo cierto es esta inyección especial de recursos es un mandato especial del presidente, algo que ya critican deportistas de otras áreas o disciplinas, asegurando que no debería haber favoritismos.