Migrante mexicano logró colarse hasta ser agente fronterizo en Estados Unidos

- Por

Marco A. de la Garza trabajó seis años como oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, se dedicaba a mantener inmigrantes indocumentados fuera de este país. De la Garza era veterano de la Marina, incluso se dice que una vez vio a un hombre indocumentado corriendo de la Patrulla Fronteriza, aunque no estaba en horario de trabajo, detuvo al hombre hasta que lo arrestaron los agentes de inmigración.

Sin embargo, nadie sabía que De la Garza tampoco tenía documentos para permanecer legalmente en Estados Unidos. Es decir, agentes de protección fronteriza contrataron a un indocumentado para trabajar cuidando la frontera. Este es el caso más reciente, sin embargo se han documentado al menos cuatro en los últimos años, informó The New York Times.

De la Garza tenía 38 años, nació en México y mintió sobre su estatus migratorio ya que dio un falso certificado de nacimiento en el que se decía que había nacido en Brownsville, Texas.

Un jurado federal le imputó tres cargos de fraude de pasaporte y por haber mentido en su solicitud para una revisión de antecedentes de una institución federal. “En retrospectiva, ahora entiendo por completo que fui egoísta en mi deseo de servir al país que tanto he amado”.

De la Garza se declaró culpable por uno de los cargos de fraude en pasaporte, los otros dos ya no procedieron. El día jueves fue sentenciado por la corte federal de distrito en Tucson a un año de libertad provisional y mil dólares de multa. El juez Raner C. dijo que sus servicios al país “debían tomarse en cuenta”.

Antes de la audiencia, De la Garza estaba acompañado por amigos y familiares, incluyendo a sus dos hijas de cuatro y dos años, quienes son ciudadanas estadounidenses. La administración de Trump ha forzado a los empleadores a ya no contratar a más personas indocumentadas. Por lo que ha pedido que se ocupen herramientas de verificación electrónica y chequeo de documentos. También se han hecho cientos de redadas en lugares de trabajo para arrestar y deportar a personas sin documentos.

El hecho de que uno de esos inmigrantes haya trabajado en sus propias instituciones federales muestra la dificultad de comprobar el estatus migratorio y documentos de las personas en un país donde la fuerza laboral de inmigrantes es crucial para diversas industrias. Se estima que hay 11 millones de indocumentados en Estados Unidos.

Otro problema es que los agentes, aunque sean ciudadanos, tienen familiares, amigos o vecinos indocumentados. Incluso agentes de la Policía Fronteriza contratan amas de llaves o personal indocumentado.

Podría ser deportado

Casos como el de De la Garza son inusuales en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, sin embargo se han dado al menos tres en años recientes. De la Garza nació en Matamoros y pasó toda su infancia en México, cruzó la frontera con su madre cuando era un adolescente. A los 23 años se enlistó en la Marina. Comenzó a trabajar en la Oficina de Aduanas en el 2012.

De la Garza aseguró que sus padres le dijeron que era un ciudadano estadounidense, por lo que creció creyendo que su misión era defender al país. De la Garza utilizó el certificado de nacimiento falso en su solicitud de empleo y también para conseguir su pasaporte en 2017.

Por ser veterano de la Marina, De la Garza podría intentar naturalizarse un año después de que termine su condena penal, sin embargo, podría enfrentarse a ser deportado. En la carta dirigida al juez, De la Garza solo tiene una petición más a los Estados Unidos, “una segunda oportunidad” para él y su familia.

Con información de The New York Times.