México recupera pinturas que fueron robadas y estaban en Italia

- Por

El saqueo de arte en México no es un tema que ocupe las primeras planas de los medios nacionales. Para atender este tema, el gobierno mexicano ha destinado muy pocos recursos durante décadas y pareciera que el arte robado de nuestro país no regresaría jamás a su casa de origen. El día de hoy, el gobierno mexicano ha logrado traer casi 600 pinturas que estaban en Europa.

Ponerse de acuerdo no fue sencillo, para traer de vuelta los tesoros (la mayoría de la época de la conquista española) fue necesario un trago profundo de diplomacia y al menos 700 días de investigaciones profundas. Todas las piezas devueltas por el gobierno italiano a México son de carácter religioso, por lo que se trataba de un tema que afectaba más a los museos virreinales del país que a coleccionistas privados.

Si bien el gobierno mexicano ha celebrado que estas imágenes de alto valor histórico regresen, buena parte de los avances se deben al ministerio italiano de cultura. Su mandamás, Alberto Bonisoli, ha asegurado que esta primera entrega de retablos y pinturas forma parte de todo un programa para entregar a otras naciones piezas de arte en su poder; además de solicitar que varias obras italianas regresen al país.

Este tema de reclamar arte saqueado en décadas o siglos pasados no es nuevo. Recordemos que México ha intentado que el penacho del emperador mesoamericano Moctezuma regrese al país, después de permanecer durante décadas en Europa. La encargada de estrechar la mano de Bonisoli es la secretaria de cultura mexicana, Alejandra Frausto. Esta gabinetista de López Obrador agradeció las labores de las autoridades italianas.

Y es que el rastreo de las pinturas amerita al menos un documental. Los encargado de velar por estos objetos en Italia reciben el nombre de Carabinieri para la Tutela, quienes estuvieron viendo imágenes irregulares que se ponían en venta de manera constante en el mercado de arte italiano. Rápidamente echaron ojo a ciertos exvotos (pinturas hechas por personas para agradecer a su religión) que no correspondían con los estilos italianos. La pesquiza los llevó hasta un mercado negro que recibió estas obras mexicanas hace décadas.

Se sabe que la mayoría de estas piezas fueron robadas de iglesias y capillas en varios pueblos del centro de México. Recordemos que esta es una de las formas de robo menos vigiladas y más en auge en México. En la actualidad aún se sabe de personas que entrar a una iglesia, cortan los retablos de las paredes o algunas figuras de hace décadas (destinadas al culto católico) y las terminan vendiendo a coleccionistas privados. Algunas pinturas entregadas a México estuvieron en museos italianos.

Los Carabinieri arrancaron desde el 2016 con el aseguramiento de estas obras sin papeleo en regla. La actividad se redujo a dos ciudades: Piamonte y Lombardía. Por lo tanto aseguraron que hay más cooperación entre las dos naciones para ubicar todo el arte sacro robado el siglo pasado. Recordemos que hace unos años se hizo una entrega simliar de Italia a México de varias piezas de arte localizadas de forma ilegal en el país del probolone.

Mira toda la información en esta nota de El País.