Los hijos de Luis Echeverría lo mantienen preso en su hogar

- Por

Convoy, en conjunto con la revista Proceso, realizaron un podcast sobre el expresidente Luis Echeverría y sus hijos. Él fue acusado de planear el Halconazo, sin embargo fue exonerado por falta de pruebas. Según este podcast, los hijos de Echeverría despidieron a todo su personal de confianza de su casa y le quitaron el acceso a su dinero. Estas declaraciones las hizo la asistente personal de Echeverría a la revista Proceso.

Ahora vive confinado, en un rincón de su residencia en San Jerónimo. Actualmente tiene 97 años y necesita la asistencia de alguien más para realizar cualquier tarea. Echeverría también fue acusado de estar detrás de la matanza de Tlatelolco donde murieron cientos de estudiantes.

Los hijos de Echeverría han estado vendiendo su casa por partes. Antes recibía en esta propiedad a sus amigos priístas, como Ignacio Ovalle, responsable de la oficina de seguridad alimentaria en el gobierno de López Obrador. Antes del gobierno de Obrador, Echeverría recibía 200 mil pesos de su pensión como expresidente. En su casa también cuenta con su biblioteca personal, un invernadero y una habitación conocida como el Salón del Sexenio, donde tiene los testimonios de su régimen autoritario.

Sus días los pasa en su recámara que también está acondicionada como oficina, ahí recibe a algunos amigos como el abogado Juan Velázquez y Alfredo Ríos Camarena. El expresidente sigue siendo asiduo a leer el periódico y seguir las noticias, ya que su asistente, María Modesta Zedillo, siempre le hacía un resumen de prensa.

Tiene que ir al hospital de manera recurrente ya que sufre de problemas respiratorios. Sus hijos despidieron a su asistente en 2018, ella los demandó por despido injustificado y porque ha sido la persona más cercana a Echeverría en un periodo de 25 años, pero aún así recibía un pago mínimo por ayudar al expresidente.

El 18 de diciembre de 2018, los empleados de la casa en San Jerónimo estaban inconformes debido a que no se les había pagado ni la quincena ni su aguinaldo. Desde 2002, Echeverría había cedido sus bienes a sus hijos, Benito y María Esther. Su hijadejó de darle el dinero que recibía de su negocio inmobiliario. Por esta razón no tuvo para pagarle a las cocineras ni a ningún otro personal.

Tensas las relaciones entre los hijos de Echeverría y su asistente

Según recuerda su asistente, Echeverría le contó que a María Esther le costaba mucho dinero tenerlo en esa casa y que si él ya no estuviera ahí podrían venderla en millones de pesos. La asistente relató que la relación entre Echeverría y sus hijos siempre ha sido mala. Benito Echeverría incluso la lastimó y la amenazó de muerte.

María Modesta Gil Zedillo se dirigió a la oficina de presidencia a finales del 2018 para contar la tensa situación que se vivía en la casa de Echeverría. Sin embargo, ahí le informaron que ella y otros 17 empleados más del expresidente se darían de baja el 31 de diciembre y le pidieron que llevara las renuncias de todos.

A finales de diciembre María Esther y Benito despidieron a María Modesta Gil, en contra de la voluntad del expresidente. La asistente denunció penalmente a Benito Echeverría debido a las lesiones que le causó un día cuando forcejeó con ella. Actualmente las denuncias se siguen acumulando contra Benito por maltrato familiar. Así transcurren los días de Luis Echeverría, quien ha sido el único expresidente juzgado por genocidio.

Con información de Proceso.