Titánes sindicales en el Senado no generan iniciativas

- Por

Se cumplen ya seis meses desde que la 64 legislatura entró en el mapa político nacional. Dentro de las cámaras legislativas gobiernan desde actores, pasando por abogados o activistas, hasta líderes sindicales que tuvieron gran peso en el país. Son al menos tres los legisladores-sindicalistas que llegaron a sus puestos con la promesa de utilizar la oportunidad en las cámaras legislativas para mejorar la vida de los trabajadores mexicanos.

Pero se ha visto poca participación de estos sindicalistas en 180 días de acción legislativa (algunas semanas fueron de vacaciones, recordemos). El caso más notable es el de Napoléon Gómez Urrutia. El líder minero, ahora representante de Morena, estuvo durante varios años en el extranjero evitando acusaciones legales en el país, algo que él calificó como “persecución” por parte de mineros poderosos con los que tuvo conflictos.

Napoléon ha presentado solamente una iniciativa desde cero y estaba ligada al tema de seguridad nacional. La propuesta fue presentada en las primeras etapas de la legislatura y a partir de ahí el líder minero se concentró en crear una confederación de sindicatos que actualmente dirige, antes que en concentrarse en su trabajo como senador mexicano por la vía plurinominal.

Esto deja ver un interés especial en el gremio de trabajadores que en la acción legislativa. Además, presentó una reforma de ley con otros senadores para temas de la ley federal del trabajo. Se trata de un tema en donde tienen interés por sus labores previas y que tuvo polémica nacional al generar un cambio en cómo los sindicatos nacionales habrán de elegir a sus dirigentes. Lejos de estas dos propuestas, no se ha visto más actividad desde cero por parte de Urrutia. Solamente suscribió 14 iniciativas de sus colegas en el senado.

Otro de los líderes sindicales presentes en la 64 legislatura es Carlos Aceves del Olmo. El líder de la CTM (de corte priista) llegó también a través de una candidatura plurinominal del PRI y como senador es uno de los grandes ausentes en el día a día de la cámara alta. Sus inasistencias dejan ver 16 participaciones en 59 votaciones en el senado, por lo que ha pasado más tiempo en otros lugares que en su trabajo.

Aceves del Olmo es aún secretario general de la CTM, un músculo sindical al servicio del estado durante décadas, y ya ha pasado por dos diputaciones gracias al PRI. Con 78 años, del Olmo ha prometido que su puesto en el senado estará destinado a defender a los trabajadores que representa. Ya van seis meses de actividad legislativa y no ha presentado ni una sola iniciativa, Tan solo ha levantado la mano para apoyar ocho proyectos de otros legisladores.

El tercer titán sindical en la 64 legislatura es Pedro Haces Barba, que representa al partido Morena. Como líder sindical, Barba anunció a sus representados que el puesto que ocuparía en el senado mexicano estaría destinado a elevar sus demandas y proteger sus derechos. Después de 180 días de esta legislatura, el morenista no ha presentado ni una sola iniciativa propia. Tiene una que trabajó en conjunto con un compañero de bancada, pero no más.

Haces Barba es también uno de los senadores con menos actividad. Tan solo se ha suscrito a dos iniciativas de sus colegas y su desempeño es quizá el más flojo de los tres en cuestión de participación. En comparación, su comparsa Miguel Navarro Quintero (con quien presentó la iniciativa que mencionamos) ya acumula cinco iniciativas propias presentadas en la cámara alta.

Esto deja ver que la llegada de líderes sindicales a la actividad legislativa es una constante, pero no siempre garantiza buenos resultados en defensa de los agremiados. Recordemos que Romero Deschamps fue también durante muchos años senador mexicano y sus acciones no benefician demasiado a sus representados. En estos tres casos, todos los líderes sindicales llegaron al puesto gracias a la vía plurinominal (es decir, sin necesitar de un solo voto ciudadano).

Con información de Proceso.