Guillermo del Toro ha hecho más por artistas que varios gobiernos

- Por

Se trata de un hombre de voz rasposa, movimientos lentos y lentes redondos. A donde llegue es inevitable escuchar la palabra “chingao”, además de opiniones claras sobre el talento joven mexicano. El histórico director mexicano Guillermo del Toro ha realizado muchos más apoyos a los artistas nacionales que varios gobiernos mexicanos. Esto lo remata y comprueba al anunciar un centro internacional de animación en México.

El jalisciense se presentó de sorpresa en el festival de cine de su ciudad para anunciar que de su bolsa va a salir el presupuesto para que jóvenes talentosos de todo el mundo puedan adquirir conocimientos en animación para cine. Esto lo hace justo después de que tres sexenios (contando el actual) hayan disminuido los recursos para la cultura en México, un país sumido en la violencia, la pobreza y la guerra.

El director bromeó con el nombre: “será la CIA (Centro Internacional de Animación). Debemos saber que la industria se rompe por sus limitantes y la coyuntura en la que estamos. La meta es trabajar con series y largometrajes de Guadalajara, con talento local porque buscamos a la siguiente generación de cineastas nacionales”, comentó el ganador del Oscar por su película La forma del agua.

Después de esto, dejó en claro que no será una escuela que privilegie el aprendizaje para unos cuantos. Señaló que hace 25, cuando empezó a estudiar cine, los apoyos del gobierno eran nulos y no había posibilidades reales de aprender y ganarse un lugar en el cine internacional. Ahora, Guillermo del Toro asegura que el centro va a operar con recursos propios (sin necesidad de depender de órdenes o recursos federales). La intención, dice, es conectar a Guadalajara con el mundo.

Además de este gran proyecto, Guillermo del Toro es conocido por pagar las becas de varias artistas mexicanos para estudiar animación en el extranjero. La beca Jenkins-del Toro impulsa a que jóvenes ilustradores nacionales puedan estudiar en las mejores escuelas de animación en todo el mundo. El financiamiento de esta beca es de hasta 60,000 dólares y el cineasta cubre buena parte del monto, el resto lo sostienen instituciones culturales de Jalisco.

Lo cierto es que no ha habido este tipo de ofertas en los últimos tres gobiernos mexicanos. Ni Calderón, ni Peña y tampoco Obrador pusieron a la agenda cultural como un ente determinante de sus gobiernos. El primero inició una guerra, el segundo hundió al país en la corrupción y el tercero se lanzó de lleno a la producción de petróleo. El sector cultural mexicano ha visto cómo año con año se reduce el presupuesto para apoyos y becas a ilustradores, pintores, cineastas, bailarines, músicos y otros artistas nacionales.

Personajes como del Toro han generado una nueva forma de apoyar a los jóvenes mexicanos a que puedan estudiar en el extranjero cuando su condición económica no se los permite. “Lo profundamente conmovedor y esperanzador es la calidad de muchos proyectos presentados. Me encantaría que llegara el momento de dar 130 becas y yo le entro con 65”, dijo el mexicano, que tuvo que salir del país hace años para que su trabajo fuera financiado y apoyado.