El desabasto de gasolina mejoró 80% la calidad del aire en México

- Por

El periodo de desabasto de combustible registrado en enero pasado derivado por el combate al huachicoleo implementado por el Gobierno Federal, también provocó por primera vez en dos décadas, que el 80% de estos días estuvieran por debajo de los límites máximos de contaminación establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esto de acuerdo con el informe “La verdadera consecuencia del desabasto de gasolina” elaborado por la organización Greenpeace México, el cual indicó que entre el 8 y 26 de enero pasado se observara una notable disminución en los 5 contaminantes principales que se generan en la zona del Valle de México.

Este estudio fue elaborado por Jorge García Franco, licenciado en Ciencias de la Tierra por la UNAM, maestro en Investigación Climática y Ciencia Atmosférica por la Universidad de Leeds En Reino Unido, además de ser alumno de doctorado en el departamento de Física de la Universidad de Oxforfd.

Según este análisis, en la zona del Valle de México se encontró que en enero hubo una disminución en óxidos de nitrógeno NOx (NO+NO2), monóxido de carbono (CO) y material particulado menor a 2.5 y 10 micrómetros (PM2.5 y PM10).

La OMS ha establecido niveles máximos de estos gases, los cuales en la Ciudad de México se superan todos los días en más del 75%, por lo que todos los habitantes de esta zona prácticamente a diario respiran el aire con la peor calidad recomendada.

Capitalinos respiran aire contaminado

De acuerdo con el informe de Greenpeace México, la contaminación del aire y el cambio climático se han convertido en dos de los problemas socio-ambientales más peligroso para los humanos. Tan sólo en el Valle de México se calculan que habitan más de 20 millones de personas, estimando que al año mueren más de 10 mil como consecuencia de los altos niveles de contaminantes.

Sin embargo, el estudio advierte que estas cifras podrían ser mayores debido a que en otras ciudades como Londres, en donde se calculan que viven unas 10 millones de personas, se estima que al año fallecen unas 10 mil, tomando en cuenta que esta ciudad europea ha tenido mejoras en la calidad del aire, por lo que las cifras en México podrían ser mas altas.

La concentración de gases contaminantes llegó a niveles no vistos en las últimas dos décadas. ¡Cambiar la forma de…

Publiée par Greenpeace México sur Mercredi 27 mars 2019

Asimismo, se detalla que en México fue hasta el 2007 uno de los países con mayor éxito en la implementación de estrategias efectivas en mejorar la calidad del aire, pero desde entonces las concentraciones de estos contaminantes no han disminuido.

En la zona metropolitana de la Ciudad de México, el 83% de las emisiones de los óxidos de nitrógeno vienen del transporte privado y el 34% de las emisiones de dióxido de carbono del sector transporte. Una cuestión que según el informe de Greenpeace México, fundamenta la implementación de programas como el “Hoy no circula”, sin embargo, la última modificación de este plan sólo hizo que el parque vehicular de la ciudad aumentara un 20%.

Los beneficios al ambiente por el desabasto de combustible

Según el estudio de la organización ambientalista, dado a que los carros particulares son de los principales emisores de gases contaminantes, el reciente desabasto de combustibles que generó las largas filas en las gasolineras y las compras de pánico permitieron que una mejora significativa en la calidad del aire.

Para realizar este análisis se estudiaron las concentraciones de gases y partículas medidas por la Red de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México, durante el periodo de desabasto de combustible, los cuales fueron comparadas con las mediciones de los últimos 20 años, realizando promedios diarios en cada estación.

Este estudio arrojó algunos resultados como la mejora en los niveles de CO y óxidos de nitrógeno, que fácilmente se explica por la falta de combustible que hubo en el Valle de México, lo cual se considera como un fenómeno atípico.

Un día después de que inició el desabasto de las gasolinas, es decir, el 9 de enero existió una disminución en la concentración de material particulados, la cual tuvo una duración de 2 semanas.

“Considerando la importancia del ciclo semanal sobre las mediciones, condiciones meteorológicas y el resultado de este análisis mostró que difícilmente las condiciones de viento en superficie y altura, estado de la capa de mezcla y la temperatura superficial pueden explicar las concentraciones totalmente distintas durante el desabasto.  Por el contrario, la evidente mejora en los niveles de CO y óxidos de nitrógeno es fácilmente explicada por el desabasto de gasolina ya que el transporte es el principal emisor de estos gases”.

De acuerdo con el informe, las concentraciones de PM2.5, PM 10, NOx y CO fueron atípicamente menores a lo normal, mientras que la concentración de ozono fue alta, derivada del menor flujo vehicular, una cuestión que según Jorge García Franco enfatiza en la necesidad de considerar la compleja química atmosférica en las estrategias para mitigar emisiones.

“Esto visibiliza los cambios extraordinarios que experimentó la calidad del aire en la CDMX durante el periodo de escasez, lo cual fundamenta nuestra exigencia de mejorar y ampliar la infraestructura de transporte público, principalmente eléctrico, y no motorizado, con el objetivo de mejorar el aire que respiramos y reducir las emisiones de GEI…”