Evadir impuestos genera pérdidas de 510,000 millones al año

- Por

El sistema tributario ha batallado, sexenio a sexenio, con lograr que los mexicanos cumplan con sus obligaciones fiscales. Esto no es todo, la mayoría del dinero que se adeuda es por empresas que ignoran ciertos tributos que establece la ley, por lo que las pérdidas por la evasión de impuestos ha llegado a niveles críticos para la economía nacional: 150,000 millones de pesos que no se entregan.

Evadir impuestos es una actividad constante. Si bien el ISR ya toca el 10% y el IVA permanece en 16%, son millones de personas las que no generan ni una sola alta en hacienda sobre su trabajo. Muchos pertenecen, claramente, al sector informal y otros más simplemente pasan de realizar sus pagos de impuestos en instituciones bancarias. Las pérdidas por esto actos son de más del 2.5% del producto interno bruto nacional (un dato bastante alarmante).

El gobierno mexicano ha recordado que evadir impuestos es un delito penado por la ley, por lo que invita a los ausentes a que se hagan presentes con sus declaraciones de impuestos que varían: pueden ser mensuales o bimestrales, según sus regímenes fiscales. Pero no solo eso, el impuesto que más evaden los nacionales es la tenencia. Esta ausencia de aportes económicos es la que más desangra a las arcas nacionales.

Depende del estado, pero mayormente en el centro de México es en donde más se concentran estas evasiones. Pero lo cierto es que un estudio realizado por el instituto Belisario Domínguez deja ver que la evasión es una costumbre en cada uno de los treinta y dos estados del país, la mayoría de este dinero se pierde cuando las empresas no presentan sus pagos al sistema tributario nacional.

Esto ya lo había advertido el gobierno federal, asegurando que los ciudadanos no representan un porcentaje siquiera mínimo del total de la evasión de impuestos nacional. Las empresas deudoras son las que mantienen las cifras tan altas en pérdidas: son más de 244,000 millones de pesos al año que se deben y no llegan hasta las instituciones fiscales. El impuesto empresarial que más se queda a deber es el ISR.

Pero la ciudadanía sigue recriminando que el uso de sus impuestos no termina siendo un beneficio palpable en su día a día. La inseguridad, el mal trazado vial, la calidad de los servicios de salud y otras quejas han generado que muchas personas decidan simplemente ignorar los pagos de impuestos. Incluso hay prácticas que casi rozan la ilegalidad pero que se siguen haciendo para evitar impuestos: como sacar placas de otro estado para evitar reemplacamiento o engomados en autos.

La recaudación de impuestos es un problema que no solamente aqueja al gobierno mexicano. Prácticamente cada nación de latinoamérica tiene el mismo problema, sin encontrar una solución definitiva para que los ciudadanos cumplan con estas obligaciones fiscales históricas. En el caso de México, existen leyes que castigan la evasión fiscal pero no aplica igual para todo. Recordemos cómo el sistema tributario ha apoyado a que ciertas empresas eviten pagar altos impuestos de forma inexplicable.

Por el momento, el gobierno obradorista ya hace un llamado a los ciudadanos a que se pongan al corriente en este tema. El argumento del nuevo gobierno es que no será posible la implementación de ayudas sociales como becas o pensiones si no se logra costear buena parte de ellos con los impuestos que no se pagan al año.