Enrique Alfaro aumentará la deuda de Jalisco en 5,250 millones

- Por

Se trata del tema que más arde en el territorio tapatío. El congreso local ha dado su aprobación para que el gobierno del nuevo gobernador de Jalisco contraiga una megadeuda de más de 5,000 millones de pesos que habrán de pagar los ciudadanos durante más de veinte años (mucho tiempo después de que el hombre de Movimiento Ciudadano abandone el cargo).

Solamente Morena se negó a votar a favor de este decreto, pero el resto de las fuerzas políticas jaliscienses han dicho que sí a un incremento enorme en la deuda del estado. Recordemos que después de gobiernos estatales priistas, Jalisco acumuló una deuda de 19,791 millones de pesos (a lo que se añadirían estos 5,250 millones que ha solicitado el nuevo gobernador naranja). La intención es avanzar y crear obras de infraestructura, dicen.

Lo cierto es que ya es una realidad que el gobierno del estado de Jalisco tendrá estos recursos que se pagarán durante 25 años y que servirán como medida para impulsar proyectos y obras, después de que Enrique Alfaro explotara contra el presidente mexicano por no avalar sus proyectos más ambiciosos en el Presupuesto 2019. Y es que mucho de lo que se busca crear en Jalisco contrasta con el plan de austeridad nacional.

La iniciativa fue empujada por el gobernador y promovida por Movimiento Ciudadano. Recordemos que Jalisco es el primer gran triunfo del partido naranja, que ya se mueve como una de las nuevas fuerzas nacional con más poder actualmente que los perredistas a nivel nacional. Esta representación tapatía los ha hecho los actores determinantes para que la megadeuda que pretende Alfaro sea una realidad, algo que sucederá en unos días.

¿Qué se hará con todo este dinero?

Enrique Alfaro promete que la solicitud de este dinero transformará la vida en Jalisco. Del total se destinarán 2,100 millones de pesos para construcción y mantenimientos de varios tramos carreteros en la entidad del tequila. Se usarán 250 millones de pesos tan sólo para modernizar los semáforos de todo el estado y 800 millones para plantas de tratamiento. Alfaro asegura que su predecesor, Aristóteles Sandoval, descuidó por completo estas acciones durante el pasado gobierno del PRI.

Otra fuerte inversión será para pavimentación, alrededor de 1,200 millones de pesos. Además se han apalabrado ya 900 millones para mejorar las telecomunicaciones en varios municipios jaliscienses. Pero poco se habló públicamente de cómo se dañarán a las finanzas del estado, que recaban poco y adeudan mucho. Esta decisión fue cuestionada por sectores políticos locales como Morena o los integrantes de Wikipolítica (quienes ahora quieren formar un partido).

La gran crítica a estas iniciativas es que la cantidad de dinero pega directamente a la economía estatal durante 25 años. Pero debemos recordar que los trabajos de pavimentación y asfaltado de tramos carreteros tienen una vida activa de diez a 15 años, por lo que la deuda se mantendrá muchos años después de que las obras creadas con este dinero se hayan deteriorado. Lo mismo sucede con el dinero que se invertirá en semáforos, que tienen una vida útil de entre ocho y 15 años.

Esta nueva deuda se ha logrado también gracias a la comisión de hacienda en el congreso de Jalisco que ya marca este jueves 14 de marzo como el día clave para aprobar el mega presupuesto que hará de este estado uno de los más deudores a nivel nacional. La crítica a Enrique Alfaro recalca que no se puede endeudar así a un estado a menos de cuatro meses de actividades, por lo que se prefirió impulsar la recaudación antes que la deuda.

La presente administración gubernamental está comprometida con la implementación de acciones que impulsen una política de inversión y desarrollo económico que permita el fomento y generación de empleos”, justifica el gobierno de Movimiento Ciudadano. Para lograrlo, se aumentará la deuda en prácticamente un 30% sin destinar estos recursos a programas sociales, comunidades indígenas o salud.