Mexicanos siguen comprando medicamentos caducos en el mercado negro

- Por

En la Ciudad de México y varios estados del país hay diversos mercados donde se pueden comprar medicamentos sin receta, muchas de estas medicinas son controladas debido a los daños que pueden hacer en la población al automedicarse. Según información de El Universal, la venta de medicamentos sin receta representan el 9 por ciento de la valuación total del mercado de medicinas.

Es decir, los medicamentos sin receta generan 16 mil 650 millones de pesos. Mientras tanto, el valor del mercado negro de medicinas está valuado entre 650 mil y 500 millones de dólares al año.

La Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) indica que alrededor de 8 millones de personas consumen medicamentos pirata, muchos de estos ya están caducos y otros son robados, por lo que pueden representar un riesgo para quien los consume. Los estados que más consumen este tipo de medicamentos son Jalisco, Michoacán, Puebla, Nuevo León y Ciudad de México.

Lizette Clavel Sánchez es diputada por el PT y organizadora del foro Diagnostiquemos la salud, propongamos una cura. Al recorrer el país ella detectó la venta ilegal de medicinas, lo cual no es solo un problema para la economía sino también para la salud pública.

Entre sus propuestas para Andrés Manuel López Obrador estaban que se cuente con un empaque exclusivo para el sector salud, que se use un código bidimensional para vigilar los fármacos y así se pueda combatir al mercado negro.

Comentó que: «se debe fortalecer la decisión del Presidente de generar una compra única nacional consolidada para garantizar la procedencia y calidad de los fármacos y otros insumos«. Aseguró que en la administración pasada, al no haber una compra consolidada, algunos hicieron adquisiciones sin cerciorarse de los requisitos regulatorios.

Medicinas provienen del sector salud

Por esto es recomendable que el gobierno federal obligue al sector salud «a alinear sus requerimientos a la compra consolidada, coordinada a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con el objeto de tener una instancia única de control en las adquisiciones y abasto que permita mitigar los riesgos en operaciones de compra«.

Entre los medicamentos que se buscan están la glibenclamida, una medicina para personas con diabetes y se puede vender a 15 pesos el bote con 30 pastillas. También sildenafilo, vendido comercialmente como Viagra y que puede costar más de mil pesos en las farmacias, el bezafibrato para disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol. Kaletra y Truvada para el VIH, las cuales solo se consiguen por encargo. Dolo-Neurobión, Sibutramina, antibióticos como Clamoxin, Acromicina y Amoxicilina.

Muchos de estos empaques tienen la leyenda «propiedad del sector salud, prohibida su venta», además de códigos que identifican que son medicamentos que vienen del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de la Secretaría de Salud.

Con información de El Universal.