El hangar presidencial de Peña Nieto costaba 1 millón de pesos diarios

- Por

Poco a poco el rastro de los excesos del pasado sexenio se va diluyendo en la Cuarta Transformación. La administración de López Obrador se ha tomado muy enserio la austeridad republicana y esto le ha otorgado una inmensa aprobación social.

Uno de los rubros más evidente y que demuestran la desmesura en los gastos de la administración de Enrique Peña Nieto es lo concerniente a los viajes en avión y la infraestructura para mantener el polémico avión presidencia, es decir, el hangar presidencial situado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Dicho hangar, concebido a finales de 2013 y construido entre el 3 de julio de 2014 y el 13 de enero de 2016, tuvo un costo total de inversión de mil 182 millones 263 mil 084 pesos, tuvo una vida útil de mil 33 días, que fueron del 3 de febrero de 2016 al 1 de diciembre de 2018, cuando el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) le dijo adiós al proyecto de su antecesor Enrique Peña Nieto (EPN).

A los más de mil millones de pesos de costo de obra se deben sumar los 1.14 millones de pesos diarios de gastos por costos de operación los mil 33 días que funcionó el hangar.

La edificación fue planeada como resguardo aéreo y base del Estado Mayor, el hangar 787 fue pensado para dar cabida al avión presidencial y a seis helicópteros de la Fuerza Armada de México. Contaba con un salón oficial y una sala de atención a pasajeros, áreas administrativas, de alojamiento y de seguridad, así como almacenes, comedores e instalaciones sanitarias, además de un estacionamiento con capacidad para 520 vehículos y canchas de basquetbol, frontón, fútbol y squash, por si les ocurría echar la “reta”.

Cuando comenzaron las obras, el hangar estuvo a cargo del general de brigada Crisanto García, quien era investigado (2014) por la Procuraduría General de la República (PGR) por su probable implicación en “casos de soborno y fraude cometidos por militares”, según consta en un punto de acuerdo del día 2 de diciembre de 2014 de la Cámara de Diputados, para removerlo de su cargo.

Irregularidades el sello de EPN

Como buena obra del peñanietismo, la edificación del hangar presidencial estuvo plagado de sobrecostos, gastos injustificados y pagos a trabajos no completados.

El hangar presidencial de la AICM no sólo tuvo un costo 25.03 por ciento superior al costo estimado inicial (945.6 mdp). Entre 2015 y 2017, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó 213 millones 121 mil 005.22 pesos en pagos indebidos y daños probables a la Hacienda Pública Federal.

Discrepancias “entre el volumen pagado” y el “volumen obtenido” en obras y servicios del AICM; “duplicidad del personal técnico y administrativo en oficinas de campo”; “incorrecta” integración de costos y precios de obras y servicios; pagos a precios “excesivos”; pagos y obras “no previstas” y/o “injustificadas”, así como penalizaciones “no solventadas” y sobrecostos, fueron parte de las inconsistencias que la ASF halló en los procesos de construcción del hangar 787.