Datos del gobierno se utilizaron para seguridad privada en la era Calderón

- Por

Una investigación de la cadena estadounidense Univisión, destapó la posible colusión entre una empresa de seguridad privada con presencia internacional y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), encabezada en aquel entonces por Genaro García Luna, para utilizar datos de inteligencia a beneficio de particulares.

Según la publicación, García Luna habría operado una oficina privada de seguridad en la Ciudad de México, con empleados y presupuesto gubernamental, antes de finalizar el sexenio de Felipe Calderón en 2012.

Fuga de datos gubernamentales

Testimonios de ex servidores públicos y ex empleados de la citada compañía denominada Icit, recolectados por la cadena de medios, dan cuenta de cómo se utilizó información de inteligencia en beneficio de clientes, mientras García Luna aún ejercía su cargo.

Según la investigación, la firma Icit pertenece a un grupo empresarial propiedad de la familia Weinberg y tiene presencia en Panamá, México y Estados Unidos, siendo uno de los principales proveedores de equipos y tecnología de seguridad israelí en Latinoamérica.

La investigación reveló que el modo de trabajo era el siguiente: la sección de análisis de la firma producía fichas personalizadas a los clientes para tomar decisiones sobre socios potenciales y riesgos de las zonas donde planeaban instalarse.

Tales fichas se realizaban con la información proporcionada por el Gobierno que era la misma, que cada mañana leía Felipe Calderón, sólo pasaba por unas adecuaciones sencillas para hacerla llegar a los clientes.

Entrevistados por Univisión, ex empleados de Icit afirmaron que “una parte de la información de esas fichas la obtenían de Plataforma México. Esta plataforma era la gran base de datos de los organismos de seguridad nacional mexicana”.

Respecto a la localización de Icit en la Ciudad de México, la publicación señaló que existían tres oficinas distribuidas en las colonias Polanco y Condesa, donde con mano de obra de servidores públicos se realizaba el citado trabajo.

El proyecto secreto de García Luna

Los ex empleados relataron que el reclutamiento se dio por parte de la propia SSP, quien eligió a personas de confianza de García Luna para encabezar el llamado “proyecto secreto”, que no era más que trabajar para Icit.

Cade destacar que Univisión encontró que los Weinberg y García Luna son cercanos, pues Samuel Weinberg, conocía al exfuncionario desde los años 80, cuando García Luna comenzaba su carrera policial en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional de México (Cisen).

Quizá por ello, cuando estaba en el pleno de sus funciones en 2008, García Luna buscó a los empresarios, para que la SSP comprara el sistema NiceTrack, una plataforma de seguridad gubernamental que fue vendida en 2008.

La familia Weinberg realizó esta venta a través de la Policía Federal; sin embargo, los Weinberg negaron que se usara de manera anómala para acceder a datos confidenciales.

“Somos amigos (de García Luna), pero no por eso tuvimos contratos en el gobierno. Nosotros vendimos tecnología a la Policía Federal, vendimos a otras áreas, pero nunca hemos cobrado una comisión más alta que en el resto del mundo’’, explicó Weinberg al citado medio.

¿Seguridad en riesgo?

Pese a esto, este no es el único contrato de seguridad que la firma tuvo con gobiernos de Latinoamérica, ya que son parte de un conglomerado de inteligencia que en 2010 vendió un programa de espionaje al gobierno de Ricardo Martinelli en Panamá.

Además, al parecer la amistad entre García Luna y los Weinberg, va un poco más allá, pues los empresarios aceptaron que el ex secretario de Seguridad había vivido en sus casas, cuando se mudó a Miami al terminar su encargo público.

“Mi papá conoció a Genaro desde que trabajaba en el Cisen, hace más de 30 años, desde que él era casi el que abría la puerta allí. Era un ingeniero que trabajaba en esa época como técnico”, dijo Alexis a Univisión.

Asimismo, el empresario aprovechó la ocasión para negar enfáticamente que tuviera conocimiento de que en su compañía se hubiera utilizado información de Plataforma México.

Sin embargo, José Antonio Polo, entonces coordinador de asesores de García Luna, admitió al medio que dicha situación, pero se negó a ofrecer detalles “por cuestión de confidencialidad”.

Por su parte, Univisión dijo tener en su poder correos obtenidos en los que Polo, enviaba a los operadores en Icit, las síntesis informativas que llegaban de la SSP o de Presidencia a su oficina, para que se basaran en ellas y alertaran a sus clientes.

Cabe mencionar que Icit es una empresa filial de Nunvav, quien en los últimos años vendió equipo y software de seguridad en México y aún tienen algunos contratos vigentes y en espera de cobro.

De acuerdo con Univisión, esta compañía es proveedor oficial del gobierno de Nuevo León y de Tamaulipas, además, de que en septiembre de 2016 firmó un contrato de capacitación sobre el sistema penal acusatorio y competencias policiales básicas con la Universidad de Seguridad y Justicia de Tamaulipas.

Con información de Univisión y SinEmbargo.mx

Lee el reportaje completo en SinEmbargo.mx