En Conacyt alguien cobró 299,000 pesos trabajando ocho semanas

- Por

La nueva directora del Conacyt en la era obradorista no ha tenido un arranque tranquilo. La científica María Elena Álvarez-Buylla primero fue señalada por incluir en la nómina de su consejo a un trabajador sin título profesional y a una diseñadora. Ahora, la encargada de financiar a la ciencia en el país vuelve a ser nombrada al colocar en un alto cargo a Gustavo Adolfo Arellano, que cobró casi 300,000 pesos por solo sesenta días de trabajo.

Estos ingresos son mucho más altos de los que establece el tope salarial fijado por el presidente mexicano. Con 108,000 pesos cada treinta días, el tabasqueño señaló que nadie podría ganar más que él en el servicio público. Pero Arellano fue colocado en el puesto de director adjunto, sin tener un departament definido, con ganancias de más de 149,000 pesos mensuales (es decir, 4,983 pesos al día). Esta cifra es mucho más alta que la del presidente.

Adolfo Arellano entró a este cargo el primero de diciembre del 2018, al mismo tiempo que su jefa en el Conacyt y que el propio presidente de México. Estuvo trabajando en este consejo científico durante dos meses, en donde acumuló ganancias por más de 299,000 pesos por tan solo sesenta días de labores. Se trata de un ingeniero con maestría en sistemas que laboró como director adjunto sin mucha claridad de qué actividades realizó.

Además de este puesto, Arellano también recibía ingresos del Conacyt por 360,000 pesos anuales gracias a un cargo como analista y asesor en el Infotec, un órgano dependiente del presupuesto del comité para la ciencia y la tecnología en México (en donde fue director adjunto durante dos meses). Con estos dos altos cargos, el ingeniero incrementó su fortuna de manera exponencial y renunció al Conacyt un día antes del día del amor y la amistad.

No se sabe por qué razón abandonó el cargo, pero sí se sabe que Álvarez-Buylla jamás lo presentó públicamente como parte de su equipo de trabajo más cercano. El tema se ha dado a conocer a casi un mes de que abandonara el cargo de director adjunto, en donde cobró casi 5,000 pesos por día de trabajo en un país en donde el salario mínimo ni siquiera alcanza los noventa pesos diarios.

Este nuevo escándalo en el Conacyt pone contra las cuerdas a Buylla, una gran científica mexicana que no ha tenido muchos aciertos desde que entró a laborar en este consejo dependiente del gobierno federal. La noticia estalla justo cuando la directora presentó su programa para becas académicas y científicas para que profesionales mexicanos estudien en el extranjero. El presidente no ha emitido ninguna declaración al respecto. Álvarez-Buylla tampoco.

El caso de Gustavo Arellano pone de nuevo el tema de los asesores que cobran mensualmente cifras de varios ceros sin dejar bien en claro qué es lo que están aportando. El gobierno obradorista prometió revisar cada nómina de sus empleados, también en instituciones y dependencia, para evitar que se gane más que el presidente. Aunque ya renunció, un hombre logró evadir el tope salarial y embolsarse casi 300,000 pesos en ocho semanas de trabajo.

Mira toda la información en esta nota de El Universal.