Detectan a violento grupo de colombianos en México

- Por

Desde el 2015, en México se ha detectado una red de personas que se dedican a ofrecer prestamos exprés con altos intereses, a pequeños comerciantes y vendedores ambulantes, quienes con el tiempo son obligados a dar cuotas diarias y cuya deuda se vuelve impagable, lo que se ha convertido en una nueva modalidad de extorsión y amenazas conocida como “gota a gota”.

De acuerdo con las autoridades, se trata de un sistema delictivo encabezado por un grupo de personas de nacionalidad colombiana, que ingresan a México de manera legal haciéndose pasar por empresarios y turistas, quienes a la larga se dedican a ofrecer prestamos que van desde los 5 mil hasta los 500 mil pesos.

La modalidad de este delito inicia con la repartición de tarjetas de presentación que son entregadas entre comerciantes, vendedores ambulantes y dueños de establecimientos, quienes no tienen acceso a créditos bancarios y son convencidos de aceptar estos préstamos con la promesa de no dejar ninguna garantía, con pequeñas cuotas diarias e interés que van hasta el 20%, y con el único requisito de que tengan algún comercio y proporcionen su identificación oficial.

Sin embargo, a la larga estos prestamos se convierten en deudas impagables y los cobradores acuden en motocicleta todos los días a fin de recaudar las cuotas.

Un delito que se expande en todo el país

De acuerdo con información del medio colombiano La República, la modalidad de extorsión conocida como “gota a gota” tiene su origen desde hace algunos años en Colombia y hasta el momento se ha expandido a otros países de América Latina como México, Venezuela, Guatemala, Uruguay, Perú, Honduras, Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, entre otros.

Mientras que autoridades federales a nivel República mexicana han detectado que esta red de extorsiones se ha expandido a los estados de Quintana Roo, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Morelos, Ciudad de México, Hidalgo, Estado de México, Querétaro, Guanajuato y Nuevo León.

Según Jesús Orta Martínez, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSPCDMX), esta problemática ha llegado a afectar hasta al 30% de los comercios informales de la capital del país, siendo las alcadías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Gustavo A. Madero e Iztapalapa las demarcaciones más afectadas.

Asimismo, Orta Martínez asegura que las personas en México son convencidas de acceder a estos prestamos con la promesa de que el dinero es una inversión para su negocio y que tendrán intereses muy bajos. Pero con el tiempo la deuda se vuelve muy alta y quienes se han negado a pagar son golpeados, amedrentados, asesinados o incluso se sabe de casos de personas que se suicidaron como consecuencia del agobio que los extorsionadores ejercían.

“Gota a gota” en la Ciudad de México

A mediados del pasado mes de enero, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, detalló que la red de prestamistas de origen sudamericano se encuentra conformada por cerca de mil 500 personas que operan desde el 2015.

Hasta el momento las autoridades capitalinas han logrado la detención de 12 células que se encargaban de extorsionar, y además de realizar estos delitos tenían que pagar de 200 a 500 pesos al grupo La Unión Tepito, por el derecho de piso.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, jefe de Gobierno de la Ciudad de México indicó a inicios del 2019, que esta modalidad de extorsión fue de las que más denuncias anónimas recibió y de las que mejores ganancias deja para los prestamistas, ya que, se sabe que a la semana pueden generar hasta 100 millones de pesos.

Datos de La República detallan que las instituciones judiciales de los países en donde se han detectado estos grupos de prestamistas, están estrechamente ligados al narcotráfico y al lavado de dinero.

En este mismo sentido, Ernestina Godoy, titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX), ha señalado que se sabe que los recursos de los prestamos de dinero “gota a gota” provienen de Sudamérica:

“¿De dónde viene el dinero? No sabemos bien. Sabemos que viene de Sudamérica, parece que, de Colombia, porque sí es mucho dinero. Se está siguiendo la investigación. La Unidad de Inteligencia Financiera, tanto la federal como la local, están en ese tema para seguir la ruta del dinero”

A inicios de 2019, Claudia Sheinbaum anunció una estrategia de combate a este delito que consiste en informar a la ciudadanía del modo de operar de estas redes, atender a las personas afectadas para que hagan su denuncia, así como investigar y detener a los responsables.

En el 2016, Román Ortiz, el director de la consultora colombiana Decisive Point y experto en seguridad latinoamericana, detalló en una entrevista para la cadena BBC Mundo, que las razones que hacen rentable este delito para los prestamistas es que los países en Latinoamérica no cuentan con los mecanismos adecuados para proteger a los ciudadanos en zonas empobrecidas, en donde los grupos de extorsionadores pueden operar.

Esto sumando a la falta de funcionamiento de un sistema judicial que genera informalidad e ilegalidad. Además de la baja bancarización de las personas, es decir, quienes no pueden acceder a créditos y se ven obligados a moverse a la economía informal.

Con información de El Universal y Proceso