Trabajadores del Sindicato de Salud pagarán ISR de sus prestaciones

- Por

Más de 180 mil trabajadores de la Secretaría de Salud deberán pagar el Impuesto sobre la Renta de 11 prestaciones que tienen como trabajadores sindicalizados y que, por acuerdos previos entre el sindicato y el gobierno, no pagaban al Sistema de Administración Tributario (SAT).

Con esta medida, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador cobrará mil 413 millones de pesos por concepto de ISR a las prestaciones de los trabajadores.

La Ley de Remuneraciones, aprobada en noviembre pasado, exige que todas las dependencias del gobierno cobren este impuesto a los trabajadores y dejen de absorberlo las dependencias, como en este caso, que la Secretaría de Salud era la responsable de pagar los gravámenes de los trabajadores sindicalizados.

Apenas en enero pasado, los trabajadores de distintos institutos y hospitales de la dependencia fuero notificados de esta medida.

Por ejemplo, los empleados del Hospital Infantil de México Federico Gómez ahora deberán pagar el impuesto del dinero que reciben por prestaciones del Día de reyes, Día de las Madres, Ayuda de tesis, Ayuda de lentes, Día del empleado, Estímulo de asistencia perfecta, Estímulo de asistencia y permanencia en el trabajo, Estímulo de puntualidad y asistencia, Estímulo de antigüedad, Aguinaldo, prima vacacional y Estímulo y recompensas civiles.

Ante la noticia, los trabajadores se manifestaron con el cierre de calles, mientras que otros han acudido a las afueras del Palacio Nacional para exigir una explicación a la administración federal.

Y aunque ya se reunieron con el dirigente de la sección sindical 84, Óscar Cuauhtémoc Ruiz Osorno y el director de Administración, Carlos Rogelio Plascencia Pacheco, ninguno de ellos supo explicarles por qué les cobrarán estos impuestos. 

Trabajadores que estuvieron en la reunión, y que prefirieron omitir sus nombres, refirieron que Plascencia solo les pudo decir que los descuentos obedecían a cumplir esta nueva ley.

Ante la falta de información, los integrantes de la sección 84 colocaron mantas afuera del hospital, en las que denuncian que hay deficiencia en la atención a los pacientes por el recorte de personal y la falta de insumos.

Los trabajadores explicaron que ya no hay pago de tiempo extra y se recortó personal para contratarlo a través de una empresa de outsourcing que maneja el mismo sindicato. A pesar de las denuncias en las mantas, las autoridades no les han dado respuesta.

Los dirigentes seccionales del Hospital General de México y del Instituto Nacional de Rehabilitación, que también dependen de la Secretaría de Salud, están gestionando la devolución del ISR, sin que hasta ahora haya tenido resultados favorables.

Los empleados enviaron oficios en los que señalan que esta nueva ley viola las condiciones generales de trabajo, establecidas en el Contrato Colectivo de Trabajo.