Salinas Pliego y Lozoya habrían estafado a Pemex

- Por

Petróleos Mexicanos (Pemex) ha padecido los malos manejos y las malas decisiones de sus pasados directores y consejos de administración. Entre las equivocaciones e inexplicables malos negocios se encuentra la compra de empresas en quiebra, que lo único que provocaron fue agudizar más la deuda de Pemex y beneficiar a particulares, entre ellos Ricardo Salinas Pliego, actual asesor del presidente López Obrador.

En 2015, desde la Dirección General de Pemex, Emilio Lozoya Austin y su equipo de asesores diseñaron la compra de la empresa productora de fertilizantes Grupo Fertinal en poco más de 13 mil millones de pesos.

La operación se conoció como Proyecto Kimora, consistió en un triple desfalco a Pemex y tuvo entre sus protagonistas centrales al multimillonario Ricardo Salinas Pliego, el empresario aliado del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A través de un fideicomiso abierto en Banco Azteca, propiedad del propio Salinas Pliego, los accionistas encabezados por el empresario Fabio Massimo Covarrubias Piffer vendieron a Pemex su empresa por 203.4 millones de dólares, cuando en realidad valía 15 millones; es decir, menos de una décima parte.

Pemex compró la empresa aun cuando ésta tenía una deuda de 425.8 millones de dólares, de los cuales 406 millones eran créditos contratados con Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca (AIA), ambas de Salinas Pliego.

Según el proyecto, Pemex deberá reembolsar ese monto durante los próximos 16 años mediante dos créditos: uno de ellos celebrado con Nacional Financiera (Nafin), Bancomext y el propio Banco Azteca, por 360 millones de dólares.


El 25 de septiembre de 2015, unas semanas antes de la transacción y mientras Grupo Fertinal estaba sujeto a auditorías para cumplir con el proceso de due diligence, los accionistas se otorgaron a sí mismos un dividendo por 871 millones 500 mil pesos –poco más de 51 millones de dólares–, que Pemex pagó el día que compró la empresa.

El asesor incómodo

AIA autorizó el dividendo y Banco Azteca lo repartió: 619 millones de pesos se entregaron “en efectivo” a los accionistas, mientras que otros 252 millones 100 mil pesos se otorgaron mediante la capitalización de capital variable de Grupo Fertinal, según las actas de la empresa del 28 de enero de 2016.

De acuerdo con un anexo del contrato de compraventa, el pago de dividendo era prohibido, “con la salvedad de que el pago de dividendos puede realizarse obteniendo el consentimiento previo y por escrito del acreedor”, que en este caso era AIA, de Salinas Pliego.

Al comprar Grupo Fertinal y sus ocho subsidiarias, Pemex Fertilizantes adquirió su planta de fertilizantes y productos industriales ubicados en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, así como una mina de roca fosfórica en San Juan de la Costa, Baja California.

Fabio Massimo Covarrubias Piffer, un empresario nacido en Roma en 1958, detentaba 2 mil 392 millones de acciones. Unas estaban a su nombre; otras, al de Inmobiliaria Corporativa Las Cañadas y unas más al de una compañía incorporada en Londres llamada Westside Capital Markets LLP. Covarrubias Piffer tenía el poder legal para negociar con las empresas de Salinas Pliego, según documentos de la firma.

Dos sociedades de papel —una incorporada en Suecia y otra en Bélgica— compartían otros mil 82 millones de acciones y 267 millones más se repartían entre seis familiares y socios de Covarrubias.

Más implicados

Además de Lozoya, Covarrubias y Salinas Pliego, la cadena de responsabilidades en el Proyecto Kimora involucra al Consejo de Administración de Pemex —entonces presidido por el secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell—, a despachos de consultoría y a la firma Evercore Group LLC, por esas fechas presidida por Pedro Aspe Armella, quien fuera secretario de Programación y Presupuesto en el gobierno de Carlos Salinas.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que Lozoya y su Coordinación de Asesores encabezaron “la supervisión y el seguimiento de la adquisición de Fertinal”, y cuando pidió a Pemex algunos estudios y razones por las cuales dieron luz verde a la compra, la petrolera respondió que esos documentos no existían.


El 28 de enero de 2016 se concretó el Proyecto Kimora. Ese día, Pemex Fertilizantes adquirió a través de dos sociedades de papel creadas ad hoc 100% de las acciones de Fertinal. Torres Garrido asumió la dirección de la empresa y Carlos Roa Rodríguez, el jefe de asesores de Lozoya, quedó en la presidencia del Consejo de Administración durante los primeros meses.

El pasado 30 de noviembre, último día de la administración de Peña Nieto, la Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció que inició un procedimiento contra un “exservidor público” por el presunto daño patrimonial de 193.9 millones de dólares en la compra de Fertinal. Este servidor público era Torres Garrido.