Policía del Cusaem, creada en tiempos de Peña Nieto, tortura a una mujer

- Por

El 8 de julio de 2018, Nancy Saavedra Rebollo fue detenida en la Central de Abastos de Ecatepec, por integrantes del cuerpo de Seguridad Auxiliar del Estado de México (CUSAEM), quienes la sometieron a actos de tortura y la acusaron falsamente de haber robado un monedero.

En conferencia de prensa, Nancy Saavedra y representantes de las organizaciones I(dh)eas Litigio Estratégico en Derechos Humanos y Documenta Análisis y Acción por la Justicia Social, dieron a conocer la manera en que agentes del CUSAEM acusaron a Rebollo por un delito que no cometió lo que derivó a que fuera tortura físicamente, además de omisiones cometidas por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México en la denuncia formal que se hizo el mismo día de los hechos.

De acuerdo con lo declarado por Saavedra Rebollo, el pasado 8 de julio fue detenida junto con su hermano, señalados por dos mujeres quienes los acusaron de haberse robado un monedero.

Ante este hecho, los hermanos fueron sometidos por los agentes de la CUSAEM, llevándolos a las instalaciones que la corporación tiene dentro de la central de abastos.

Nancy Saavedra aseguró que, ante sus constantes rechazos de los señalamientos imputados en su contra, fue llevada por 10 agentes al segundo nivel del lugar donde posteriormente fue torturada.

Según el testimonio de la víctima, los agentes del CUSAEM la desnudaron y la obligaron a hacer sentadillas para luego agredirla físicamente con puñetazos, patadas, jaloneos de cabello y toques eléctricos.

Los agresores exigieron a Nacy que entregara a sus supuestos cómplices debido a que nunca encontraron el objeto robado. Sumado a que los agentes llamarón a la familia de la víctima para que entregaran los supuestos 2 mil pesos que estaban en el “monedero”, al mismo tiempo que les advirtieron que no denunciaran los hechos, ya que la consecuencia sería su “desaparición”.

“Tengo miedo, ellos tienen mis datos, saben dónde vivo. Días después de esos hechos, vi a personas extrañas rondando mi casa, pero quiero justicia, porque no quiero que lo que me pasó a mí, vuelva a ocurrirle a otra persona” declaró Nancy Saavedra.

Irregularidades en la denuncia

Pese a la amenaza por parte de los agentes del CUSAEM contra Nacy y su familia para que no denunciaran lo ocurrido, Saavedra Rebollo presentó el mismo día de los hechos una denuncia formal ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

De acuerdo con la abogada de la organización I(dh)eas, Verónica Berber, el médico legista que revisó a Nancy Saavedra, no tomó en cuenta las lesiones que habían sido provocadas por la tortura. El dictamen médico concluyó que el estado psicofísico era normal, que las lesiones presentadas no ponían en riesgo su vida y que tardarían 15 días en sanar.

Sin embargo, los abogados de la víctima presentaron un peritaje independiente realizado por el especialista Sergio Rivera Cruz, quien a través de la aplicación del Protocolo de Estambul y de fotografías que fueron tomadas a las lesiones, confirmó que el testimonio de Nacy coincidía con las huellas de tortura.

Pero hasta ahora, este dictamen independiente no ha podido ser integrado a la investigación debido a que el Ministerio Público quiere que el Protocolo de Estambul sea realizado por personal de la Fiscalía o de lo contrario la víctima será acreedora de una multa.

Además de esto, Nancy Saavedra y Verónica Berber acusaron a la dependencia por querer obstaculizar la investigación y de negarse a remitir este caso a la Fiscalía Especializada en la Investigación del Delito de Tortura.

Aunado a que la CUSAEM ha intentado llegar a un arreglo con la víctima, la cual ha sido rechazada ya que Nancy Saavedra y su familia buscan que se haga justicia y que se castigue a los responsables, sumado a que el caso será llevado el mes de abril ante el Comité contra la Tortura (CAT, por sus siglas en inglés).

Nancy Saavedra indicó que actualmente sufre estados de ansiedad que son consecuencia de lo que vivió el pasado 8 de julio y, detalló que el día que fue examinada en el Hospital General de Ecatepec, el personal que la revisó reconoció la existencia de otros casos de personas que han llegado al nosocomio denunciando que habían sido torturados por integrantes del CUSAEM.

Con información de Proceso y la Jornada