Narcos lavaron dinero con cientos de gasolineras en México

- Por

Durante los últimos 3 años, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha otorgado permisos a empresas vinculadas con grupos criminales para que operen gasolineras que son utilizadas por la delincuencia organizada para lavar el dinero que obtienen de sus actividades ilícitas como el tráfico de drogas, la trata de personas y el robo y venta de combustible.

De acuerdo con una investigación publicada por la revista Proceso, entre 2015 y 2018 la CRE emitió un total de 4 mil 937 permisos, de los cuales algunos fueron otorgados a empresas vinculadas a grupos de la delincuencia organizada que utilizan las estaciones de servicio, para vender miles de litros de gasolina en efectivo, lo que les permite emitir facturas.

Una actividad que según la investigación no es exclusiva de los últimos años, ya que, incluso en julio de 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió un boletín en el que dio a conocer una lista de personas y de empresas de los estados de Sinaloa y Jalisco vinculadas al Cártel de Sinaloa y al narcotraficante José Esparragoza Moreno “El Azul”, en actividades de lavado de dinero mediante 7 gasolineras de la ciudad de Culiacán.

Uno de estos casos fue detectado en la estación Buenos Aires Servicios, el cual fue incorporado desde 1996 al Registro Público del Comercio (RPC), por Cesar Loya Castro, uno de los operadores del Chapo Guzmán.

Cesar Loya Castro fue ultimado en diciembre de 2005 en la ciudad de Zapopan, Jalisco, junto con el empresario sinaloense Ignacio Emilio Escobosa Serrano. Las acciones que Loya mantenía con la empresa vinculada al Cártel de Sinaloa fueron vendidas en 2011 a Ofelia Monzón Araujo, esposa de Esparragoza.

Sumado a esto, la CRE otorgó entre octubre y noviembre de 2015, un total de 15 permisos a empresas de Escobosa, todas llamadas Servicios Escoserra, a fin de que pudiera operar estaciones de servicio en Culiacán, Mazatlán, Angostura y Salvador Alvarado.

Los Zetas

El empresario Juan Manuel Muñoz Luévano, conocido como El Mono, se encuentra preso en España desde marzo de 2016 y, es requerido por la justicia estadounidense para que sea procesado por su participación en operaciones financieras y gestiones políticas con el exgobernador Humberto Moreira para el grupo criminal de Los Zetas.

Pero a pesar de estos procesos y señalamientos, Muñoz Luévano es todavía operador de 30 estaciones de servicios que se encuentran en el norte del país, de las cuales solamente una ha sido investigada. Aunado a que cuatro meses antes de su detención en la ciudad de Madrid, es decir, entre el 12 y 26 de noviembre de 2015, la Comisión Reguladora de Energía le otorgó ocho permisos más.

De acuerdo con la investigación, en las actas del RPC de 2013, Muñoz Luévano le compró a Ricardo Fuyiyara Romero sus acciones de la empresa gasolinera Servicios Furiyiyara.

Ricardo Fuyiyara es señalado como el presunto operador del cártel de Los Zetas y esta vinculado con el contrabando de cocaína en España, fue detenido en la Ciudad de México en julio de 2012, junto con 880 mil dólares y un arma corta.

Asimismo, en 2009 el empresario Muñoz Luévano creó junto con Alejandro David Herrera Hinojosa, sobrino del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, la empresa Gases Presurizados del Bajío.

El Cártel del Golfo

El exprocurador de Tamaulipas, José Guadalupe Herrera Bustamante, quien se encuentra preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano por enriquecimiento ilícito y se encuentra pendiente de ser extraditado a Estados Unidos, señalado por haber colaborado con el Cártel del Golfo y Los Zetas.

El 26 de octubre de 2015, Herrera Bustamante solicitó un permiso ante la CRE a fin de que pudiera operar una gasolinera en Ciudad Victoria, la cual le fue otorgada tan solo tres días después.

Sumando a esto, la firma Combustibles Briones, propiedad del empresario tamaulipeco, Abel Briones Ruíz, es señalado por Estados Unidos como integrante prominente del Cártel del Golfo, y también es acusado por haber utilizado pipas de combustible para transportar drogas.

Asimismo, en el estado de Tamaulipas, Seyed Mohammed Farough Fatemi Corcuera, señalado por lavado de dinero durante los gobiernos de Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, así como con Roberto Borge en Quintana Roo, también es operador de una gasolinera.

Misma situación con José Luis Rodríguez Berlanga, hermano de Eduardo Berlanga “La Conga”, señalado como prestanombres del exgobernador Yarrington, también opera una estación en el estado de Tamaulipas.

Vinculaciones Políticas en Puebla

En el estado de Puebla, Othón Muñoz Bravo, líder huachicolero y amigo del exgobernador Rafael Moreno Valle, opera 7 gasolineras, las cuales algunas están a nombre suyo, y otras a su esposa Leydi Laura Zamora Rosas y su hermana Nélida Muñoz Bravo.

Muñoz Bravo es dueño de la empresa Energéticos Muñoz, y apenas en agosto de 2018 recibió permisos de la CRE para unas estaciones, las cuales abrió en asociación con el juez poblano Carlos Laranca Muñoz, quien en enero de 2018 fue destituido por el Consejo de la Judicatura Federal.

Othón Muñoz Bravo fue detenido en agosto de 2017, y fue encontrado con armas de alto calibre, drogas y vehículos.

El exdiputado y notario de Puebla, Manuel Pozos Cruz es dueño de la empresa Combustibles Grupo PC, la cual ostentaba tres permisos de gasolineras, pero fue cerrada por vender combustible, aunque también ostenta la compañía Gasóleos San Juan de los Llanos.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Pozos Cruz quien también era cercano a Moreno Valle, pudo haber obtenido 332 millones de pesos por la venta de combustible robado.

Lee la investigación completa en Proceso