Multas millonarias a gasolineras abusivas durante el desabasto

- Por

Fueron semanas difíciles para miles de mexicanos. Muchos durmieron en sus autos, mientras hacían filas eternas en las gasolineras de al menos cinco estados del país. Otros más llevaban garrafas para llevar algunos litros hasta sus vehículos con el tanque vacío. Entre el desabasto y la desesperación, varias estaciones de gasolina se aprovecharon e incrementaron precios, condicionaron servicios o favorecieron a unos cuantos.

Por el momento el presidente mexicano confirmó que ya no hay desabastos alarmantes en ninguna zona del país, por lo que la distribución de combustible en pipas ha funcionado después de todo. Pero la Profeco ya alista varias multas y castigos a los dueños de gasolineras en donde se abusó del servicio o se condicionó la compra durante las semanas con más escasez. En algunos estados se vendía el litro a dos pesos más caro de lo normal. En otros, se pedían propinas hasta de 50 pesos por llenar el tanque de un auto.

Las multas que se vienen son bastante altas. Por cada bomba surtidora de gasolina en donde se hayan alterado los litros de gasolina a la venta se impondrán sanciones de 40,000 hasta 800,000 pesos. Si en una gasolinera se defraudó a todos los clientes, los montos son millonarios. En Profeco aseguran que ya tienen detectadas a varias estaciones de servicio en el país que incurrieron en estos y otros abusos a los consumidores. A más gravedad en los reportes, se puede incluso castigar con horas de arresto.

La Profeco apunta ante todo contra las gasolineras que vendieron litros incompletos. Se puede pasar hasta día y medio en prisión por cada denuncia que se compruebe después de la revisión general al programa de verificación contra gasolineras. Los casos se ubican en doce estado del país y las quejan son más de 7,000. Por lo que se prevén castigos aún más severos al realizar estos abusos durante el desabasto, cuando los consumidores estaban más desesperados por obtener algunos litros de gasolina.

En los estados que más robo a los consumidores se detectó fueron el Estado de México, Jalisco, la capital mexicana, Guanajuato, Hidalgo (en donde ocurrió la gran explosión que cobró más de cien vidas) y Michoacán, el estado en donde más duró pegó el desabasto por semanas enteras. También se sabe de algunos abusos en Querétaro y Nuevo León, en donde se vivieron solamente algunos días de escasez de combustibles.

Pero las autoridades de Profeco aseguran que las investigaciones no se detienen después del desabasto. Al contrario, después de las revisiones regulares, los dos meses en donde se vivió una crisis de distribución de combustible fueron determinantes para acelerar la revisiones y evitar abusos. Las multas pueden variar, pero en los casos más graves se cobrará el 10% de lo vendido en una gasolinera durante todo un año, alertó la autoridad especializada en la defensa de los consumidores mexicanos.

Pero “el echar de menos” no es una práctica exclusiva de tiempos de desabasto. Varias gasolineras han realizado estas estafas a los usuarios desde hace décadas, por lo que los programas de revisión de bombas continúan sin tener avances muy exitosos. Lo que ha cambiado en esta ocasión es la cantidad de las multas. Para ningún empresario gasolinero es rentable que se multe hasta con 800,000 pesos a cada estación de servicio por prácticas ilegales.