Morena vive su primera guerra interna por la candidatura en Puebla

- Por

En el partido guinda están desesperados por ganar la plaza poblana. Las elecciones extraordinarias en este estado serán en unos meses y desde la trágica muerte de la gobernadora Erika Alonso se han barajado solamente dos nombres para candidato de Morena a gobernador del estado. Los poblanos no han conocido la paz electoral desde hace meses y les urge un gobernador estable.

En el partido guinda quiere arrebatar la vacante a los panistas con Miguel Barbosa o Alejandro Armenta. Pero el proceso no parece sencillo. Barbosa fue el segundo lugar en la pasada elección del primero de julio, según las autoridades electorales, pero el morenista está seguro de que el matrimonio Moreno Valle le aplicó un claro fraude electoral para quedarse con la gubernatura de Puebla. Por lo tanto se ha vendido desde un inicio como el candidato ideal para Morena en el estado.

Desde el otro bando aparece el senador poblano Alejandro Armenta. Este resulta ser el favorito de quienes aseguran Barbosa no tiene cabida en la nueva elección por su gran conflicto con el panismo local. Armenta ha reunido la simpatía del gobernador interino y ha retado a Barbosa a que la elección del candidato poblano se haga a través de una consulta con la militancia morenista: asegura ganar fácilmente para ser el nuevo candidato del partido guinda.

Recordemos que ya se ha mencionado un apoyo del PRI a Morena para esta elección extraordinaria, por lo que Miguel Barbosa asegura que él puede representar muy bien la avanzada guinda sin necesidad de otros partidos de apoyo. Por lo tanto ambos ya se han registrado en el interior del partido como precandidatos, lo que genera la primer batalla interna dentro de Morena por un puesto de elección popular. La dirigente, Yeidckol, está del lado de Barbosa.

Lo cierto es que el panismo poblano está prácticamente desarmado para la contienda. Los morenovallistas no tienen a un perfil sólido para mantenerse en el poder y desde la nacional Marko Cortés no encuentra a un rostro interesante para los votantes conservadores. La tragedia del matrimonio Moreno Valle dejó ver lo complicado que es para el partido conservador mantener perfiles conocidos a nivel nacional, al menos estatal. Hasta el día de hoy, las posibilidades de que el panismo vuelva a ganar son cada vez menos.

Encuestas estatales afirman que Morena tiene ventaja sólida sobre el PAN si hoy fuera el día de las urnas. Los guindas ganarían con más del 40% de los votos, indican, algo que preocupa a las fuerzas conservadoras poblanas, acostumbradas a ganar-ganar siempre en un estado sumido en el huachicoleo y los feminicidios. Con esta ventaja tan grande, en Morena básicamente no están tan pendientes por quién sea el hombre en la candidatura, siempre y cuando continúe la línea de los líderes políticos de Veracruz, Chiapas, Ciudad de México, entre otros.

Barbosa aseguró que ya había ganado y que tiene a los poblanos de su lado, ya que su nombre repunta también en las encuestas. Por el otro lado, Armenta ya se vende como el candidato de la reconciliación, refiriéndose a las duras peleas entre morenistas y panistas poblanos (nadie olvida la batalla en el lobby de un hotel local, en donde se encontró material electoral falso). Para el senador morenista, es necesario que Puebla conozca la paz electoral, sin perfiles polémicos de por medio.