‘Maquillan’ la Guardia Nacional: tendrá mando civil y hasta 2023

- Por

La gran avanzada en seguridad del gobierno obradorista acaba de ser aprobada en la cámara alta. Los senadores se han puesto de acuerdo, todos, para aprobar una guardia nacional que ha levantado polémica por el alto poder que le concede a las fuerzas armadas mexicanas. Lo que la ONU tachaba de grupo represor, el presidente mexicano calificó casi como un “ejército de paz”.

El día de hoy, los senadores de todas las fuerzas políticas mexicanas han dicho que sí a una guardia nacional que tendrá cinco años de vigencia, al menos, y que tendrá grandes cambios respecto al documento inicial presentado por López Obrador y Alfonso Durazo. En principio, se reacomodó la cláusula más importante: la que pretendía que esta fuerza armada tuviera un completo mando militar. Además, se estableció su caducidad hasta 2023.

La intención y alerta que se hizo en la cámara de diputados es que este pequeño ejército diseñado desde la presidencia podría caer en las manos de algún mandatario represor en el futuro. Recordemos que López Obrador ha impulsado el mando militar de esta guardia, asegurando que durante su sexenio no se hará daño a los derechos humanos de ninguna persona que esté en contacto con las actividades de esta guardia. Pero la iniciativa inicial pretendía muchos más años de vigencia de este grupo armado.

Coordinadores de cada partido político en el senado han anunciado que la guardia nacional es ya una realidad en México. Y supieron aliarse para modificar las grandes cláusulas que Morena estaba insistente en aprobar en automático. Por lo tanto, se puede decir que buena parte de estos cambios se deben al priista Miguel Osorio Chong y al perredista Miguel Mancera. Junto a ellos, el PRD, Movimiento Ciudadano y el PAN (el partido opositor más numeroso) han dicho que sí a este grupo armado que conformarán jóvenes mexicanos y que serán entrenados por las fuerzas armadas.

Son al menos 22 cambios profundas a la propuesta inicial del gobierno obradorista que se lograron gracias a semanas de diálogo y cabildeo entre senadores. El gran cambio será la duración de la guardia nacional que no estará activa en el último año de gobierno de López Obrador, una fecha en la que el tabasqueño ha prometido ver los grandes cambios en materia de seguridad y reducción de violencia en el país. Hace poco anunció que su gobierno no continuaría con las estrategias de la guerra contra el narcotráfico.

La nueva guardia nacional tendría un mando civil y estaría adscrita a la secretaría de Seguridad Pública. Esta fue la gran petición de organizaciones civiles, ya que se ha comprobado que las fuerzas armadas lesionan los derechos humanos de los detenidos durante la guerra contra el narco creada por Felipe Calderón. Además, los casos de abusos sexuales y tortura aún pesan sobre el ejército mexicano y la marina. Por lo que un mando civil amortigua los posibles abusos a futuro.

Estas modificaciones son un gran triunfo para el PRI, PAN, PRD y otras fuerzas opositoras. A pesar de que Ricardo Monreal aseguró que la guardia nacional es una realidad que se aprobó en conjunto, lo cierto es que se trabajó bien desde la oposición para lograr modificar los párrafos más polémicos de la guardia. Esto no es lo que tenía en mente el presidente mexicano, pero al menos es un paso más para iniciar con la capacitación de los jóvenes que integrarán esta guardia, 5,000 en la primera fase.