La austeridad le pega a la restauración de monumentos históricos

- Por

El recorte presupuestal de la nueva política de austeridad gubernamental impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, está derivando en el cese de trabajadores eventuales que son especializados en la conservación y restauración del patrimonio cultural del país, y que fueron contratados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En el Presupuesto de la Federación (PEF) 2019 se determinó recortar los recursos destinados en el sector cultural y dar inicio con la eliminación de “plazas innecesarias”, que también están derivando en el cese masivo de los contratos de trabajadores que son “indispensables” para la restauración del patrimonio histórico que resultó dañado en los sismos de 2017.

De acuerdo con una denuncia pública de trabajadoras de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INA, en primera instancia se había anunciado que el despido sería del 20% del personal, con la adventicia de que irían aumentando paulatinamente.

Las trabajadoras aseguraron que el cese masivo se está dando sin la revisión de las funciones en los contratos: “este recorte sí afecta sustancialmente las actividades del Instituto”.

En peligro la conservación del patrimonio cultural

Juan Manuel Hernández, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultural, detalló que el personal de base del INAH encargado de las labores de rescate y conservación de los bienes nacionales, son insuficientes ante la cantidad de trabajo que deben cubrir a nivel nacional.

Según Manuel Hernández, los terremotos de 2017 terminaron dañando más de 2 mil 300 monumentos históricos, de los cuales hasta la fecha sólo han sido restaurados 700, mientras que el resto dependerá de varias planeaciones que no podrán ser concluidas sin los trabajadores eventuales.

Algunos de los trabajos de restauración más destacados que se han realizado a través de la Coordinación de Conservación y de la Escuela Nacional se encuentra: el diagnostico de un sitio de huellas de dinosaurio en Puebla; la conservación de la escultura del Niñopa; las osamentas de los hermanos Aquiles, Máximo y Carmen Serdán; la restauración de las pinturas del establo del Templo de San Juan Bautista en Coixtlahuaca, Oaxaca y el Caballito de Tolsá de la Ciudad de México.

En tato que monumentos que resultaron con daños por los sismos de 2017 y que han sido rescatados por el INAH, se encuentra la escultura monumental de Santiago Izúcar de Matamoros, hecha de pasta de caña, el cual durante el temblor quedó prensado al caer la cúpula de la iglesia.  

Varios de los bienes nacionales como el de Santiago Izúcar de Matamoros, son importantes por su valor histórico, pero también lo son para las comunidades ya que muchos de estos monumentos son elementos que atraen turismo.

De acuerdo con datos de las trabajadoras de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, actualmente existen trabajos de restauración a monumentos de la Ciudad de México, Hidalgo, Puebla, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Tlaxcala y Guerrero.

Además de esto, indicaron que con el recorte presupuestal, el INAH solamente se estaría quedando con el personal de base y despediría a los trabajadores eventuales. Una cuestión que podría poner al Instituto en una situación de no poder cumplir la meta restauración total para el 2020; como sucedió en el sismo de 1985, cuando los trabajos tuvieron que alargarse más tiempo.

¿Cómo afecta el recorte presupuestal?

Para el presupuesto de 2019, la Secretaría de Hacienda determinó asignar 53 millones 31 mil 439 pesos al INAH, esto significó 10 millones menos que en 2018, cuando se les asignó 63 millones 118 mil 951 pesos. Y según datos del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultural, sólo el 40% de todos los trabajadores del Instituto son de base.

Actualmente, el INAH cuenta con un total de 10 mil trabajadores de los cuales 222 pertenecen a la Coordinación Nacional de Conservación, quienes el 65% están contratados bajo el capítulo 3000.

Bajo la modalidad del capítulo 3000, el gobierno sólo otorgó 38 millones 383 mil 418 pesos, es decir, hubo un recorte de poco más de 4 millones de pesos, lo que podría en riesgo el trabajo de mil 700 trabajadores del Instituto.

Con respecto a las irregularidades que el INAH viene arrastrando desde hace tiempo, la Coordinación Nacional de Conservación y el sindicato señalaron que el recorte del presupuesto y del personal sólo hace mas grave la situación del instituto, como los que ya existen en el retraso de pagos y en los contratos temporales que impiden generar antigüedad, entre otros.

Asimismo, los trabajadores aseveraron que si la Secretaría de Cultura llegase a recurrir en la subcontratación de empresas para la restauración del patrimonio cultural, la Coordinación de Conservación no contaría con el personal suficiente para supervisar las obras.

La misma Coordinación detalló que Omar Monroy, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Cultura, había anunciado que los contratos suspendidos del capítulo 3000, serían para los trabajadores que cuentan con los salarios más altos y con los que tenían duplicidad de funciones. Sin embargo, los trabajadores señalaron que el recorte se está enfocando en quienes no superan los 16 mil pesos.

Lee la investigación completa en Animal Político