Corral vs presidentes: a Peña lo acusa de corrupto y a AMLO de autoritario

- Por

No era muy común ver a un gobernador lanzando acusaciones graves de corrupción a un presidente. En México siempre ha existido ciertos roces entre autoridades de gobierno de un partido a otro, pero nunca señalamientos directos con nombres y apellidos. Desde el norte, Javier Corral se ha lanzado de lleno a criticar a los políticos de más alto rango: Enrique Peña Nieto, en su tramo final, y López Obrador, en cuanto llegó a la silla presidencial.

Como gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral se ha enfocado en ubicar y delinear toda la ruta de los saqueos que hizo su antecesor en el estado, el priista César Duarte. Esta campaña ha avanzado bien pero desde la administración de Enrique Peña Nieto se pusieron trabas enormes para lograr extraditar el exgobernador. Y es que el famoso caso Chihuahua involucra a la cúpula priista, secretarias y al propio presidente en una red de desvío de recursos.

Para intentar frenar los avances, Corral aseguró hace unos meses que el gobierno de Enrique Peña estaba castigando a su estado con la retención de recursos para programas sociales y pagar la nómina de empleados. Aún así, se alió con líderes sociales, organizaciones y exfiscales para crear un frente que criticó duramente al presidente mexicano. Esta actitud le valió varios aplausos pero también enemistades. Justo antes de salir de su administración, Peña Nieto consiguió un blindaje especial desde la Suprema Corte para no ser ligado ni detenido por el caso Chihuahua.

“El presidente está preocupado: si algo debe es porque algo teme. El recurso que interpuso señala una preocupación por su futuro por su condición como expresidente de México”, dijo Corral en entrevista. Esta fue también la primer muestra del panista de cómo habría de cobrar relevancia ante los altos mandos del gobierno federal. Al llegar López Obrador a la presidencial, un hombre con quien también mantiene rencillas, Corral también se ha lanzado legalmente en su contra.

Ahora que el gobierno obradorista está por complir tres meses en activo, Javier Corral se vuelve a lanzar en contra del gobierno federal. En esta ocasión está de por medio la situación del polémico Fondo Minero y sus formas de operación. López Obrador afirma que parte de estos recursos concentrados en el fondo deben ser usados para créditos a palabra y programas sociales, una tendencia de su gobierno. Mientras que Javier Corral defiende que este dinero debe de ser aplicado a proyectos de infraestructura estatal, como ha ocurrido desde hace años.

El tema ya escaló hasta la Suprema Corte, después de que Javier Corral y más de veinte alcaldes de zonas mineras en Chihuahua presentaran una controversia constitucional. En esta se alega que la decisión del presidente mexicano respecto al Fondo Minero es una acción grave con tintes de “autoritarismo”. Por lo que la afronta entre el panista norteño y los presidentes continúa a pesar del cambio de partido en el poder ejecutivo.

“Tenemos que dar la batalla, tenemos que darla desde ahora, no hay tiempo que perder porque lo que yo veo es que esto va a ir creciendo, cada vez va a ser peor y, vendrán otras decisiones con un talante más autoritario”, dijo Corral, dejando en claro su postura antiobradorista que ya había confrontado en el pasado. Además, el panista destacó que los alcaldes que acompañan esta controversia son de todos los partidos menos de Morena, quienes rechazaron acompañarlo.

Chihuahua es el estado con mayor extensión territorial en México, mucho mayor que el de toda Inglaterra, por lo que es una zona estratégica para la actividad minera y política. Desde ahí se han enfocado apoyos constantes para el Fondo Minero que ahora está en disputa. Con Corral haciendo presión a al menos dos presidencias, su nombre ya suena como uno de los panistas más fuertes para las próximas elecciones. Pero el chihuahuense y abogado no ha emitido comentarios sobre su participación en las elecciones presidenciales de 2024.