Islas Marías dejarán de ser la gran prisión represora del país

- Por

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó en su conferencia matutina que firmó un decreto para que el centro penitenciario de las Islas Marías deje de ser un centro penitenciario y se convierta en un centro cultural y de educación ecológica para niños y jóvenes.

El fin de semana, el presidente viajó a la isla con los gobernadores de Nayarit y Sinaloa e integrantes del Gabinete de Seguridad. En las islas Marías hay una población de 600 presos de baja peligrosidad, al menos 200 serán liberados porque cumplen con lo que establece la ley, los restantes serán reubicados en prisiones cercanas a sus domicilios.

Aseguró que: «las Islas se convertirán en un centro para las artes, la cultura y el conocimiento del medio ambiente, así como las islas que están alrededor como la isla Creofas, será para los niños y los jóvenes».

La cárcel fue creada por Porfirio Díaz en 1905, es una prisión que ha tenido una historia de castigos, tortura, represión y violaciones a los derechos humanos por más de un siglo. Además, fue una de las más longevas ya que duró 114 años, también fue de las más coercitivas.

El conjunto de islas están formadas por la María Madre, María Magdalena, María Cleofas y San Juanito. Están ubicadas a 140 kilómetros del Puerto de San Blas en Nayarit y la extensión es de 120 kilómetros.

En este espacio ya se contaba con infraestructura para dar talleres, sistema de telefonía, escuela, correo, instalaciones deportivas, pistas de aterrizaje, energía eléctrica, sistema de drenaje, tratamiento de aguas residuales, servicios médicos e instalaciones pesqueras, informó Proceso.

Hubo tortura y violación a los derechos humanos

Desde el gobierno de Vicente Fox diferentes gobernadores había solicitado la disolución de las islas, especialmente Nayarit, para apoyar al turismo ecológico. Desde el año 2000, Ernesto Zedillo emitió un decreto para declarar a las islas como una Reserva de la Biosfera.

Dicho decreto establecía que: «en las islas Marías no se podrá autorizar la fundación de nuevos centros de población ni la urbanización de las tierras que no estén consideradas en los programas y proyectos de desarrollo de la colonia penal federal, necesarios en la Isla Madre».

De la prisión se fugaron dos reos, una vez en 2001 y otra en 2005, los dos estaban dedicados al narcotráfico. Asimismo, una evaluación realizada a una de las reclusas llamada Brenda Quevedo Cruz, mostró que fue brutalmente torturada en este complejo penal federal por un total de tres horas, estando en la custodia de la Secretaría de Seguridad Pública.

Otra persona que fue liberada también narró que unos meses antes de quedar en libertado recibió una brutal golpiza en este penal. También otras personas denunciaron trato inhumano, vejaciones y abusos sexuales de parte de los custodios y comandantes en el sexenio

Con información de Proceso.