Estados ya pueden cobrar impuestos a empresas que dañen el ambiente

- Por

No es extraño llegar a uno de los 32 estados del país y darse cuenta de que ciertas empresas contaminan el ambiente local sin que deban pagar por los problemas ocasionados. Entre mineras, petroleras, empresas químicas y productoras, la gran contaminación en México que generan ciertos grupos empresariales fue desatendida durante décadas. Ahora, la Suprema Corte ha cambiado esta tendencia.

Una resolución judicial ha concedido a los estados del país poder imponer “impuestos ecológicos” a empresas que estén dañando seriamente el agua, cielo y tierra como derivado de sus actividades de producción. Esto representa un golpe directo a las mineras extranjeras y nacionales que han generado daños irreparables en ríos y comunidades en todo el país. El impuesto estará a disposición de cada gobierno estatal, lo que permitiría un castigo real a los grandes emporios contaminantes.

La medida llega después de que comunidades del estado de Zacatecas pujaran para castigar los daños de las mineras que operan aún en el estado. Los afectados denunciaron que estas empresas fueron incluso protegidas por el gobierno priista que terminó hace dos meses. Por lo tanto, la nueva orden de la Corte mexicana indica que se puede aplicar al menos cuatro impuestos ecológicos a estos emporios privados.

Después de décadas de movimiento sociales y denuncias antes las autoridades, activistas, grupos sociales y comunidades ven cómo se empieza a castigar el daño de estas empresas a sus comunidades. Recordemos la afectación histórica que realizó una de las minas de Grupo México que terminó contaminando para siempre el icónico río Sonora, una deuda que aún no repara la gran empresa minera mexicana y que supone la destrucción de flora y fauna local. Además, cientos de pobladores cercanos han enfermado gravemente por el derrame de desechos químicos a las aguas nacionales.

En Zacatecas se espera que la llegada de estos impuestos ecológicos recaude al menos 1,300 millones de pesos anuales. No olvidemos que el territorio zacatecano es históricamente uno de los más cotizados por mineras mexicanas y extranjeras, lo que ha afectado gravemente al suelo, agua y comunidades locales sin castigo aparente. A toda esta medida ya se están preparando amparos por parte de las compañías que podrían ser afectadas por los nuevos impuestos.

El medio Aristegui Noticias reporta que son al menos dos grandes empresas mineras las más afectadas: Grupo México, Industrias Peñoles y el sindicato minero metalúrgico. Este trío ya busca una revisión de la medida emitida por la Suprema Corte para evitar que los nuevos impuestos puedan dañar severamente sus ingresos. Y es que se cobrarán 250 pesos por cada tonelada de emisiones de gas a la atmósfera y todo desecho que genere contaminación al suelo, subsuelo y agua de los estados.

El gobernador zacatecano ha prometido que lo recaudado por estos impuestos será utilizado para ayudar directamente a las comunidades más afectadas. Se prevén, asegura, servicios de salud, educación, pavimentación, servicios de electricidad y agua potable para las comunidades más golpeadas por las actividades empresariales. El daño al medio ambiente poco a poco ha ido cobrando relevancia en el terreno judicial, por lo que esta serie de impuestos podrían afectar la estructura actual de cientos de empresas mineras en el país.

Con información de Aristegui Noticias.