Fentanilo, la droga que amenaza al gobierno de AMLO

- Por

Parece que cada sexenio mexicano está marcado por una droga específica. Primero fue la marihuana, después la cocaína, la metanfetamina y la heroína. Ahora los hallazgos de la policía mexicana revelan grandes decomisos de fentanilo, una poderosa droga que ya está matando a adictos en masa en otros países. Prince, el famoso músico, murió por una sobredosis de ésta y parece ser que ya se vende en el centro del país.

Las alertas se han encendido debido a que en Estados Unidos es ya la droga más aniquiladora entre sus ciudadanos. Del 2013 al 2016, el fentanilo ha elevado las cifras de muerte por sobredosis en un 113% en el país del pay de manzana. Los efectos de esta droga, presentada generalmente como píldora azul, son cien veces más potentes que la heroína. Un decomiso en Azcapotzalco, Ciudad de México, llevó a los agentes hasta una fábrica de fentanilo.

El problema es que los decomisos previos de fentanilo en México se realizaban todos en la frontera con Estados Unidos. El hecho de que exista una fábrica de esta nueva droga en la capital del país alerta de inmediato a las autoridades policiacas y sanitarias ante una posible ola de sobredosis justo en el centro del país. Y es que se está viviendo actualmente una batalla entre cárteles de la capital mexicana por la venta de cocaína, algo que podría incrementar su violencia ante la demanda de fentanilo.

A dos meses de empezar el primer gobierno de izquierda en México, parece ser que ya se tiene bien identificada a la droga que habrán de combatir para evitar más violencia y muerte derivada de los grupos criminales dedicados a la producción y venta de droga. El gobierno mexicano no debería cruzarse de brazos ante un tema que mata a 174 personas al día en Estados Unidos, un territorio sumido en una crisis de abuso de opiáceos.

El fentanilo es un derivado del opio con efectos mucho más potentes que el de la cocaína y la heroína inyectada. En varios videos se alcanza a ver los estragos que produce un poco de estas sustancia en el cuerpo humano: básicamente desmaya a los adictos al punto de provocarles ataques cardiacos por la alta cantidad de opio. Recordemos que fue creada en las sesentas como un potente medicamento para procesos quirúrgicos o recetada a pacientes con dolores realmente fuertes.

Otra forma de llamar al fentanilo es Oxicodona, un medicamento fuertemente controlado con alta adictividad al derivar del opio. Esta planta se cosecha ilegalmente en Guerrero, Sinaloa y otros estados, en donde más tarde es vendida a los cárteles del narcotráfico para fabricar heroína, cocaína y actualmente fentanilo. La problemática surge cuando se concentran dosis enormes de droga en pequeñas pastillas que no pasan por ningún control de calidad y son vendidas al público en un mercado negro lleno de potenciales muertes.

Lo cierto es que no hay cifras sólidas que indiquen si en México ya se vive un fuerte consumo de esta droga. La mayoría del fentanilo mexicano se exporta directamente a Estados Unidos, en donde una simple pastilla puede llegar a costar poco más que un grano de heroína. Bastan más de 2 miligramos de fentanilo para asesinar a una persona en minutos. El gobierno mexicano ya prometió no ir a la caza de grandes capos del narco y concentrarse en no más muertes derivadas de la guerra antidrogas.

Parece que todos los elementos dejan ver la urgencia por un plan para frenar la producción y el consumo de fentanilo en México. Hablamos de un país que mantiene adictos a prácticamente cada droga creada en el planeta y que podría generar una ola de sobredosis por fentanilo como sucede cada día en Estados Unidos.