Aumenta el número de niñas asesinadas en México

- Por

Cuando una diputada propuso un toque de queda para evitar los feminicidios la respuesta fue un rechazo general. Lo que no sabía esta persona es que los ataques a mujeres generalmente suceden dentro de casa y que la mayoría de las estrategias fallidas para combatirlo son similares a la suya: no contemplan castigos a los feminicidas, más bien censuran a la mujer mexicana. Esto es una muestra de la crisis de asesinatos a mujeres que se vive en México.

En estados como Veracruz, Estado de México, la capital mexicana, Chihuahua, Nuevo León y Sinaloa han aumentado los feminicidios de forma alarmante. A pesar de las promesas de gobiernos estatales y locales por frenar estos ataques de odio, la realidad es que las niñas asesinadas han sido cada vez más. El dato revela que tan solo en 2015 se asesinó a 422 mujeres tan solo por su género. Las cifras las muestra el secretariado ejecutivo del sistema nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Muchos de los nuevos casos dejan ver agresiones a mujeres de entre cero y 17 años de edad. En la cifra del 2015 se puede ver que 50 de esas 422 personas eran niñas o adolescentes de varios estados del país. En estos días se ha generado una alerta en varias zonas del mapa nacional por intentos de secuestro a menores de edad, muchos de estos casos ocurren en el Metro de la Ciudad de México, un punto rojo del feminicidio.

En el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto las cifras de feminicidio fueron condenadas por organismos internacionales. Las mujeres mexicanas han realizado marchas, grupos de ayuda y comprado métodos de protección ante una oleada de ataques hacia ellas. 2018 reportó 861 feminicidios y 86 de ellos fueron ataques letales a niñas y adolescentes. Uno de los territorios más afectados fue el Estado de México, en donde gobernó Peña Nieto y ahora lo hace su primo: Alfredo del Mazo.

Año con año se han incrementado los asesinatos violentos hacia mujeres mexicanas, dejando ver una enorme falla en los intentos del gobierno por detener los ataques o castigar a los responsables. Recordemos el ejemplo más lamentable de feminicida, cuando se detuvo a los monstruos de Ecatepec, una pareja que reconoció haber asesinado y desmembrado a casi veinte mujeres de escasos recursos. Para 2016 se registraron 623 feminicidios y en 2017 todo empeoró, con 759 ataques mortales a mujeres.

Las carpetas de investigación también se han ido acumulando. Con fiscalías estatales cargadas de trabajo y sin un avance real para combatir esta problemática, las investigaciones avanzan lento. En 2015 existían 407 carpetas de investigación y para 2016 todo aumentó hasta 584. Después de este año se registraron 735 carpetas y en 2018 se llegó al alarmante número de 834 investigaciones relacionadas con feminicidios. Pocas de ellas han logrado capturar a los asesinos.

Hasta el día de hoy, el nuevo gobierno no ha presentado un plan de seguridad sólido para prevenir feminicidios en México y castigar realmente a los responsables. En las cámaras legislativas, varios representantes morenistas están pujando para que el feminicidio sea castigado con más severidad en un país sumido en la violencia contra las mujeres. El parlamento de Morena en la cámara de diputados solicita que el feminicidio se castigue automáticamente con prisión preventiva.

Por el momento, se sabe de 9 feminicidios diarios en un país lleno de inseguridad, pobreza y poca capacidad legal y judicial para defender a las mujeres mexicanas. Las redes de alerta y ayuda entre ellas están en aumento, ante la incapacidad del gobierno mexicano. “Tenemos que poner un freno a esto, tenemos que prevenir, no solamente ser reactivos y sancionar lo que se requiere, sino prevenir, queremos preservar la vida de las mujeres y las niñas en México”, dijo la diputada Wendy Briceño.