Cada año se falsifican más billetes en México

- Por

Con cada anuncio de un nuevo billete mexicano, se promete que no hay ninguno otro tan blindado en el país. Esta es una tradición que el Banco de México realiza cada tres o cuatro años para mantener actualizadas la imagen y seguridad de los billetes nacionales. Pero mientras más se hacen esfuerzos para meter blindaje al papel moneda, los ladrones encuentran la forma de generar copias bastante similares.

Cada año se registran cada vez más decomisos de billetes falsos que circulan en el país, pero fue en el 2018 cuando la cifra escaló mucho más respecto a años previos. En el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto, se lograron ubicar más de 338,000 piezas falsas que dejan ver un incremento del 12% en comparación con el 2017. La mayoría de los billetes falsos, como sucede regularmente, son los de denominación más elevada.

Recordemos que apenas en agosto del 2018, a pocos meses del fin del PRI en el poder, se actualizó el popular billete de 500 pesos. En donde antes estaba el rostro de Frida Kahlo y Diego Rivera, ahora se alcanza a ver a Benito Juárez y unas ballenas norteñas. La promesa del Banco de México era que el país contaría con un nuevo billete con “medidas y elementos de seguridad reforzados”, todo con la intención de evitar las constantes falsificaciones.

Para septiembre del 2018, apenas un mes después del billete azul presentado, ya se habían detectado las primeras falsificaciones.

En 2017 se alcanzaron a decomisar poco más de 301,000 billetes falsos, con el billete de 200 pesos como el más falsificado. En ese entonces, el monto total del dinero falso era de 112 millones de pesos y el Banco de México prometió mayores medidas de seguridad para evitar lo que inevitablemente pasó un año después. También en 2018 el billete con el rostro de la poeta Inés de la Cruz fue uno de los más falsificados.

Las clásicas medidas de seguridad actuales en el papel moneda mexicano son el relieve, la famosa marca de agua, el hilo microimpreso, los hilos de seguridad, las nuevas ventanas transparentes y el elemento que cambia de color. Muchas de estas ya han logrado ser imitadas por los grupos criminales que se dedican a crear billetes falsos. Lo más alarmante es que el gobierno mexicano no puede saber realmente cuántos billetes falsos circulan actualmente en el país, solamente se hacen cifras basados en los billetes retenidos.

Por lo tanto, las cifras de billetes falsos en México rebasa fácilmente las cifras presentadas por las autoridades del banco nacional. La falsificación de billetes es toda una industria que ha ido a la alza y que no ha generado estrategias de seguridad para dar con los responsables (algo que sí sucede con el narcotráfico o el hauchicoleo). Pero el daño que se hace a la economía nacional con estas falsificaciones es de miles de millones de pesos. Durante el sexenio de Felipe Calderón se sabe de al menos 1.5 millones de billetes falsos.

El tema del castigo a la portación o uso de billetes falsos es bastante endeble. Se pretenden castigos que van desde multas hasta 12 años en prisión a los responsables de crear o utilizar dinero falso. Pero son miles los casos de ciudadanos que retiran de los bancos los papeles moneda que más tarde son retenidos por las autoridades, algunos de ellos terminan siendo amonestados o detenidos.

El fracaso de las últimas medidas de seguridad del billete de 500 pesos llega al anunciarse que es ya el billete con más falsificaciones en México. Son casi 157,000 papeles falsos encontrados con la imagen y textura del polémico billete azul mexicano, seguido por el billete de 200, luego el de 100 y en cuarto sitio el de 50 pesos. El billete que prácticamente nadie se detiene a falsificar es el de 20 pesos, registrando apenas 215 intentos de falsificación. Con el billete de 100 pesos se hicieron más de 4,300 intentos.