Ese extraño gusto de los políticos mexicanos por vivir en Texas

- Por

Tras la aparición de propiedades de lujo no declaradas por funcionarios del gabinete de Andrés Manuel López Obrador, en Breaking.com.mx nos dimos a la tarea de encontrarle sentido a ese extraño gusto de los políticos mexicanos por vivir en Texas.

Mediante una búsqueda en diversos portales de Internet, encontramos algunos factores clave, que hacen eficiente la adquisición de bienes inmuebles por extranjeros en Estados Unidos, particularmente en el estado de Texas.

Las ventajas de vivir en Texas

En el caso de la compra de inmuebles mediante créditos bancarios, el pago del concepto inicial, conocido como down payment, es sólo del 25% del valor total de la propiedad, a diferencia de estados como Florida, donde dicho impuesto alcanza 50% del valor de la casa.

Además, de que Texas es uno de los pocos estados en EU que permiten que una persona con visa de turista adquiera un bien inmueble durante su estancia, lo que facilita los trámites de escrituración.

Quizá este haya sido el caso de los siguientes políticos mexicanos y ex funcionarios públicos, algunos de los cuales, incluso, compraron más de una propiedad en Texas durante sus respectivas gestiones.

El primer sitio en este recuento, lo ocupa Roberto Ramírez de la Parra, ex director de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), quien también omitió en su declaración patrimonial una casa valuada en 314 mil dólares, ubicada en Houston, Texas.

El inmueble se encuentra en la zona denominada Woodlands, donde también se le encontraron propiedades a otros políticos, como es el caso del siguiente hombre en la lista.

El ex candidato a la gubernatura del Estado de Jalisco por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Carlos Lomelí compró una residencia de 882 metros cuadrados en Texas, valuada en 3 millones de dólares, la cual declaró en su patrimonio, cuando pretendía la gubernatura.

La propiedad de 882 metros cuadrados, cuenta con 6 amplias recamaras, 7 baños, alberca, un salón de spa, tres cocheras, un elevador que comunica a los tres pisos, 2 salones de juegos y una chimenea exterior.

Un gusto más para los políticos mexicanos

Asimismo, el tercero en la lista de políticos que aman vivir en Texas es Javier Duarte, ex gobernador del estado de Veracruz, quien se encuentra bajo proceso por cargos asociados a corrupción.

De acuerdo con una investigación de Anthony Buzbee, abogado contratado por el actual gobierno veracruzano, Duarte, ahora preso en el Reclusorio Norte, es dueño de 40 propiedades en Texas.

Según el abogado, Duarte utilizó a diversos prestanombres, incluyendo a familiares, para adquirir las propiedades ubicadas en los condados de Harris y Montgomery, sin levantar sospechas.

El siguiente en la lista es otro ex gobernador, quien tiene una relación directa con Javier Duarte, se trata de César Duarte, quien tras su salida del gobierno de Chihuahua, una investigación de la revista Proceso y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad descubrió nueve propiedades en el estado de Texas.

De acuerdo con los citados medios, las propiedades de Duarte Jaquez van desde modestas casas en los suburbios hasta mansiones ubicadas en zonas exclusivas. Entre los lugares donde se encontraron las casas están: Amelia Drive, Bengal Drive, Escondido Drive y Ridgecrest Drive.

Coincidencia o gusto

Ligado a Duarte veracruzano, Arturo Bermúdez Zurita es el siguiente ex funcionario en la lista, quien admitió haber comprado inmuebles en el mencionado estado con valor de 2.4 millones de dólares, luego de que Aristegui Noticias encontrara las propiedades.

En este sentido, Aristegui Noticias, señaló que Bermúdez y su esposa adquirieron, entre agosto de 2012 y abril de aquel año, cinco inmuebles en el complejo residencial The Woodlands Creekside Park, en Houston.

La lista continua con el actual gobernador por Acción Nacional (PAN) en el estado de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, en cuyo caso el diario El Financiero reveló la propiedad de bienes en Texas que no presentó en su declaración patrimonial.

Según, El Financiero, los bienes no declarados por García Cabeza de Vaca alcanzan un valor de 697 millones 892 mil 660 pesos, los cuales comprenden bienes inmuebles en Tamaulipas y Texas.

Con información de Proceso, El Financiero y Aristegui Noticias