El ejército cerca a ‘El Marro’, el huachicolero más poderoso de Guanajuato

- Por

Toda guerra tiene dos narrativas, en la lucha contra el huachicoleo los protagonistas y antagonistas van revelando sus nombres. Tal es el caso de José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, líder del cártel Santa Rosa de Lima, principal organización criminal en Guanajuato que se encarga de robar combustible a Pemex.

Las fuerzas federales han tendido un cerco a la organización criminal que opera en el estado de Guanajuato y que desde hace dos años y medio ha implementado una serie de acciones, como el bloqueo de carreteras y el incendio de vehículos, para evitar que las fuerzas especiales del Ejército y la Marina lo capturen.

Dicha organización mantiene una fuerte disputa con el cártel de Jalisco Nueva Generación, considerada la organización más poderosa y peligrosa de México, y que desde hace casi nueve años controla buena parte de Guanajuato, tras arrebatarle el control al cártel de Los Zetas.

Informes de inteligencia del Gobierno federal revelan el número de personas cercanas a El Marro, sus principales operadores, las propiedades donde se mueve y lugares de donde sustraen principalmente el combustible que roban a Petróleos Mexicanos.

De acuerdo con la información, las autoridades federales han identificado a
cuatro personas como el círculo de confianza de Yépez Ortiz. Ellos son: Efraín Labrada Reyes, tío de El Marro y quien funge como operador financiero, y Raymundo Labrada Lara (ejecutado en diciembre de 2016), también tío de Yépez y quien se dedicaba al lavado de dinero.

El Triángulo de las Bermudas

El grupo de El Marro tiene una fuerte presencia en lo que se denomina El Triángulo de las Bermudas, conformado por los municipios de Apaseo el Alto, Apaseo el Grande, Salamanca, Irapuato y Celaya.

En esas zonas predomina el huachicoleo y los altos índices de violencia. Ahí ocurre la mayor desaparición de pipas y hay un elevado número de tomas clandestinas.

Su presencia se extiende a los municipios de Villagrán, Cortázar, Santa Cruz, Juventino Rosas y Valle de Santiago, además de Santa Rosa de Lima.

La banda se dedica al robo de hidrocarburo mediante la colocación de tomas clandestinas con derivación hacia predios bardeados y aledaños a diversos poliductos.

De igual manera se han identificado cinco ranchos donde se mueve el líder de dicho cártel: El Jaralillo, Rincón de Centeno, otro que se localiza en la carrera Celaya-Comonfort, uno más en San José de Guanajuato-Santa Rosa de Lima y el quinto entre la Palma-Cortázar.

Los poliductos Salamanca-Guanajuato, Salamanca-Zacatecas, Salamanca-León, Salamanca-Morelia y Tula-Salamanca han sido afectados por el grupo de El Marro y también por delincuentes contrarios a su organización, como El Mónico, Los Pérez, Michoacanos, El Talachas y Julio César Zúñiga Cruz, La Parca, quien fue asesinado en Hidalgo tras la tragedia de Tlahuelilpan.

La zona donde la Marina por primera vez encabezó un fuerte operativo en el municipio de Villagrán es conocido como el principal centro de operaciones del cártel de Santa Rosa de Lima.

Se cuenta con registros que marcan que al menos este grupo delictivo tiene 10 años operando en Guanajuato; sin embargo, en los últimos dos años y medio su presencia aumentó en una clara disputa con el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Amenaza al presidente

Una presunta amenaza contra el presidente Andrés Manuel López Obrador apareció la mañana del jueves en el perímetro de la refinería de Salamanca, en Guanajuato.

La amenaza apareció escrita en una manta colgada de un puente vehicular conocido como Mazda y contenía el siguiente mensaje:

«Andrés Manuel López Obrador te exijo que saques a la Marina, Sedena y fuerzas federales del estado, si no te voy a empezar a matar gente inocente para que veas que esto no es un juego y que en Guanajuato no los necesitamos», dice la manta que ya investiga la Fiscalía General de la República.

El mensaje, firmado por «El señor Marro», advierte: «Ahí te dejo un regalito en mi refinería para que veas cómo se van a poner las cosas y si sueltas a mi gente que se llevaron y si haces caso no van a valer madre. Atente a las consecuencias».

Cuestionado por la amenaza en su conferencia matutina, el presidente recalcó que no habrá cambios en su seguridad, ni un paso atrás en la lucha en contra del robo de combustibles.

«Ayer, por ejemplo, que apareció esta manta, afortunadamente en el registro que tenemos, en el parte de hoy, ayer cero homicidios en Guanajuato», dijo el primer mandatario.

El presidente insistió en que no buscará confrontar las amenazas y a los cárteles: «Es muy doloroso, muy triste lo que pasó en México cuando se optó por el uso de la fuerza, cuando se optó por la guerra, no queremos eso».

«Toda esa violencia, todos esos desaparecidos, muchos por la lucha entre bandas, pero también por la violencia del estado, eso no va a volver a pasar, nunca más y tenemos que convencer, persuadir a todos, yo creo en el ser humano, yo no creo que seamos malos por naturaleza, creo que algunos toman el camino de la delincuencia por las circunstancias, pero ahora van a cambiar las circunstancias y por eso tengo mucha fe de que vamos a conseguir la paz», concluyó.