Crisis en Mexico.com, su director deja la empresa por falta de pago

- Por

El periodismo independiente ha batallado día con día para seguir generando contenido. No es una tarea sencilla crear una plataforma digital para brindar otro tipo de miradas sobre ło que está pasando en el mundo. Este problema no solo se vive en México, prácticamente cada país del planeta cuenta con arduos esfuerzos independientes para brindar a la sociedad información variada con la intención de ampliar el derecho a la información.

En México, el periodismo ha tenido un especial problema a la hora de sostener medios libres (incluso se ha solicitado un fondo de gobierno para salvarlos). Esta nación no solamente enfrenta presión de políticos, empresarios o grupos criminales para evitar que se toquen ciertos temas (lo que ha derivado en múltiples asesinatos de comunicadores), también en un caos para lograr financiar proyectos enteros. Este problema ha llegado a México.com, un medio independiente que surgió hace casi un año.

El periodista Mael Vallejo, que hasta ayer era director editorial de esta empresa, anunció públicamente que se ha separado del cargo. Los motivos, como sucede regularmente en el país, tienen que ver con “la deuda económica y los compromisos incumplidos por parte de la empresa”, señala el periodista. Además, Vallejo asegura que deja una redacción llena de periodistas y creadores de contenidos bastante profesionales. Al igual que otras redacciones, el problema vendría a ser burocrático.

México.com es un medio que se creó a inicios del 2018. En ese entonces, el propio Vallejo compartió las razones para encabezar un medio mexicano “que no esté condicionado a intereses políticos o de élites. Y que, en un mundo sobrecargado de información y fake news, necesitamos periodismo que explique a fondo lo que está sucediendo, que se comprometa con la verdad”, señala. Esto deja ver el difícil papel de sostener un medio libre sin grandes contratos de publicidad con el gobierno.

La crisis periodística actual ha generado despidos masivos y cierre de redacciones en cientos de medios en todo el mapa nacional. Entre los principales problemas se encuentran dificultades para poder pagar a los trabajadores, pero también amenazas, conflictos internos y muchas veces presiones para alterar sus líneas editoriales por parte de grupos de poder. Esta fue una tendencia en el sexenio de Enrique Peña Nieto, después de que inyectó más de 10,700 millones de pesos en publicidad para mejorar su imagen.

Los medios que han resistido a estas dádivas de gobierno han tenido que batallar para lograr pagar mes con mes a sus equipos de trabajo. La intención es no ceder y ver cómo grupos políticos o empresariales terminan alterando sus líneas editoriales: el mayor pecado que puede hacerse dentro de una empresa dedicada a la libertad de expresión. Esto sucedió con medios como El Universal, Televisa, entre otros, gracias al dinero del gobierno mexicano.

Al igual que Mael Vallejo, miles de periodistas mexicanos han tenido que ver terminados sus contratos de un día para otro. La crisis del periodismo nacional también pone en crisis las finanzas y estabilidad de miles de personas que tienen que buscar rápidamente nuevos empleos. “Lo que toca ahora es buscar nuevos lugares donde poder hacer buen contenido. Soy un creyente a ultranza de que es lo único que va a salvar a esta industria y también de que hay marcas que quieren crearlo”, dijo.

Periódicos como El Universal y La Jornada también han visto reducidas sus redacciones. En el diario capitalino del águila azul, se han recortado secciones enteras de personal gracias a los recortes presupuestales en materia de publicidad oficial por parte del gobierno de López Obrador. Recordemos que empresas como esta lograban contratos por más de 800 millones de pesos en el sexenio priista. Además, se invirtieron más de 10,750 millones de pesos en medios como Televisa, Tv Azteca, Milenio, Reforma, Grupo Imagen, Excélsior, Radio Fórmula, el grupo editorial OEM, entre otros.

Pero los mayores golpes le llegan al periodismo libre, después de que su financiación se logra gracias a publicidad independiente y el hecho de no depender de un solo contrato con algún gobierno, ya sea municipal, estatal o federal. La tendencia es que México es un país mucho más informado gracias a los esfuerzos de medios libres, por lo que la desaparición de tan solo uno de ellos es suficiente para entrar en una crisis de información.