Carlos Morales, exdirector de Pemex, le dio el quinto yacimiento más importante a Baillères

- Por

Después de 40 años siendo directivo de Petróleos Mexicanos, Carlos Morales Gil dejó esta empresa para irse a PetroBal. Alberto Baillères González es el dueño de dicha corporación, y uno de los hombres más ricos de México. Este es uno de los casos que se suman a la discusión sobre cuáles son los conflictos de interés o la facilidad con la que hay tráfico de influencias entre el gobierno y las empresas privadas.

Carlos Morales renunció a Pemex en febrero de 2014 y justo un año después comenzó a trabajar en PetroBal, siete meses más tarde, la compañía ganó su primera licitación con el gobierno, informó SinEmbargo.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, es un problema que exfuncionarios se conviertan en presidentes o en directivos de compañías privadas debido a que esto causa conflictos de interés y tráfico de influencias que afectan a las compañías del estado, como Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Fluvio Ruiz Alarcó, exconsejero de Pemex, aseguró que es normal que directivos de instituciones públicas pasen a ser parte de corporaciones privadas, debido a su nivel de preparación. Sostuvo que lo que ha dicho López Obrador es problemático porque limita a los funcionarios a tener oportunidades de empleo, y eso atenta contra el derecho constitucional del trabajo. Aquí se establece que al año de terminar como servidor público, una persona puede incorporarse a la iniciativa privada.

El presidente ha insistido que es una falta moral que sigan este tipo de prácticas, aunque no se ha probado la existencia de un conflicto de interés en la mayoría de los funcionarios.

El día de ayer, López Obrador y Manuel Bartlett, director de la CFE, revelaron una lista de 10 exfuncionarios públicos que beneficiaron desde sus puestos de gobierno a empresas privadas y luego se fueron a trabajar con ellas, entre ellos están: José Córdoba Montoya, Jesís Reyes Heroles, Luis Téllez, Felipe Calderón Hinojosa, Georgina Kessel, Jordi Herrera y Alejandro Kauffman.

Tendrán concesión hasta el 2041

PetroBal, en alianza con la compañía estadounidense Fieldwood Energy, fue una de las empresas privadas en beneficiarse con la Reforma Energética de 2013-2014. La única duda respecto al tráfico de influencias con Carlos Morales, es que estas empresas fueron las únicas en pujar por los campos del Bloque 4, Ichalkil y Pokoch, yacimientos de crudo registrados en la administración de Morales Gil. La socia fundadora de Brilliant Enery Consultant dijo que más que un conflicto de interés, Morales Gil le dio a PetroBal una fuerte ventaja competitiva.

La zona de Ichalkil y Pokoch resultó ser más productiva de lo que se había calculado, por lo que esos 58 kilómetros se convirtieron en la quinta zona más importante del país. Solo después de Aka, Maloob, Ayatsil y Zaap, administrados por Pemex.

La concesión para PetroBal durará hasta el año 2041 e implicará una inversión de 7 mil 582 millones de dólares. Para 2026 esta compañía producirá 104 mil barriles de crudo al día, lo que implicaría ganancias de 5.7 millones de dólares diarios.

El año pasado, PetroBal y Fieldwood Energy terminaron con la etapa de diagnóstico, perforación y exploración de la zona. Por lo que explotarán los recursos del subsuelo mexicano por los próximos 22 años.

Lee el reportaje completo en SinEmbargo.