Nuevos datos atan a Banobras con la Estafa Maestra

- Por

Cada nueva revisión de la auditoría deja ver más agujeros en los contratos celebrados durante la era Peña Nieto. Prácticamente toda secretaría, institución o comisión tiene al menos un contrato dudoso en donde no se sabe realmente a dónde fueron a parar los recursos invertidos por el gobierno mexicano. Este uso de empresa fantasma se conoce como la Estafa Maestra y ahora se sabe que en Pemex y Banobras usaron el mismo esquema de saqueo.

Para hacer que este esquema de desvios funcionara, la petrolera nacional y el banco de obras crearon contratos a través de una institución educativa (el instituto técnico de Centla). Esta escuela tabasqueño forma parte ahora de la red de centros educativos que fueron usados como excusas por el gobierno peñista para desviar miles de millones de pesos. A pesar de la poca capacidad de la escuela, ésta fue beneficiada con millones de pesos en contratos.

Para lograr el saqueo, el instituto en Centla contrató a empresas fantasma para realizar servicios que nunca fueron comprobados. Claramente, en el camino se pierde el rastro de los millones de pesos invertidos. Recordemos que las empresas fantasma son todas aquellas que no tiene domicilio fijo, no demuestran capacidad para realizar las labores que aseguran realizar y que generalmente no tienen ni personal, ni oficinas ni están dadas de alta en el SAT.

La investigación periodística que debió sacudir al gobierno peñista está informando de más contratos opacos que ligan a los gabinetistas de la administración anterior con estos saqueos. Banobras y Pemex han sido desde el inicio dos instituciones íntimamente ligadas a la Estafa Maestra y Animal Político continúa presionando para que los responsables sean llevados ante la justicia. La petrolera mexicana suma 36 contratos ligados a empresas fantasma, mientras que Banobras tenía tres con características similares.

Los montos entregados con bastante elevados. Un solo contrato por cinco años entre Pemex y esta escuela rebasan los 12 millones de pesos para el “servicio de acreditación ambiental y seguimiento del cumplimiento a términos y condicionantes del Proyecto Macuspana”. El acuerdo a cinco años también permitía más convenios entre ambos entes de forma continua y segura, lo que incrementa la participación ilegal del instituto técnico de Centla, Tabasco. Recordemos que hay decenas de centros educativos similares involucrados.

Ahora debemos valorar que Centla es una institución educativa que apenas tiene cabida para poco más de 1,000 estudiantes y 65 profesores, por lo que no se encuentra la capacidad para que sean los responsables de un proyecto tan grande en donde se destinan más de 12 millones de pesos. Aún con estas advertencias, Pemex y Banobras siguieron destinando dinero y contratos en este centro educativo.

La escuela contrató a Valencia Consultores Ambientales, S.A. de C.V., quienes no acreditaron haber laborado en los términos que señala el contrato. El responsable de Banobras en esos momentos era Alfredo Vara Alonso, un especialista financiero que continuó enviando recursos a esta institución justo cuando se empezaron a detectar las empresas fantasma involucradas. El monto del contrato entre Banobras y esta escuela casi roza el millón de pesos.

Mira toda la información en esta nota de Animal Político.