80 mil “niños fantasma” y otras irregularidades por las que cancelaron las Estancias Infantiles

- Por

80 mil niños fantasma inscritos en Estancias Infantiles, falta de capacitación a trabajadores y poca seguridad en algunas de las instalaciones, son algunas de las irregularidades que encontró el gobierno federal, antes de anunciar la cancelación del programa.

De acuerdo con información del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), quien realizó diversas supervisiones, las Estancias Infantiles sólo atienden a 245 mil niños entre uno a tres años; dato que contrasta con las cifras de la ex Secretaría de Desarrollo Social, que aseguraba que había inscritos 329 mil 781 niños.

“Hay 80,000 niños que no vimos en las supervisiones, porque llega el personal del DIF, supervisa el tema de atención y cuidados, y cuenta a los niños, y el DIF no logró registrar a más de 80,000 niños”, reveló Ariadna Montiel, subsecretaria de Bienestar

Según el organismo de atención a menores, se realizaron varias revisiones en las que se obtuvo el mismo resultado, siento ésta una de las múltiples razones por las cuales el programa será sometido a diferentes cambios.

En este sentido, uno de los principales cambios será que, de ahora en adelante, el dinero se entregará directamente a los padres de familia y no a las estancias, pues esto dio pie a una serie de actos de corrupción, durante las dos últimas administraciones.

Al respecto, Ariadna Montiel señaló que encontró que más de 7 mil estancias, de las poco más de 9 mil que existen en total, no contaban con las condiciones de seguridad establecidas por las normas para su operación regular.

Por lo que, se determinó que 40% de las estancias representaban un riesgo total para los niños, por lo cual deberían ser cerradas; 26% presentan riesgos que requieren ser atendidos a corto plazo, y sólo 30% cumplen con los estándares de operación.

Asimismo, se dio a conocer que 4% de las estancias se encontraban cerradas en el momento de la revisión, hecho que Montiel denominó como la aparición de “estancias fantasma”.

Otras irregularidades

La duplicidad de beneficiarios fue otra de las causales, pues el DIF encontró que de los 313 mil 511 tutores registrados, 27mil 242 están afiliados al ISSSTE y 77 mil más cuentan con Seguro Social; además, de que 311 niños tenían duplicada la inscripción de las estancias con alguno de los servicios antes mencionados.

Asimismo, también se dio a conocer que 4,833 madres de familia de los pequeños, también recibían apoyo del programa Prospera, hecho que también implica un doble apoyo de programas sociales.

Montiel destacó que, en el caso de los niños mayores de tres años, el cambio en el programa, les permitirá acceder a educación preescolar oficial, donde serán atendidos por maestros titulados, mientras que en las estancias sólo tenían asistentes educativas.

De tal forma, el proyecto se llamará Programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, hijos de Madres Trabajadoras y se realizará un censo para que todas las personas con hijos entre uno a seis años puedan acceder al apoyo.

En otro sentido, Montiel dio a conocer que el DIF descubrió sobornos y capacitación deficiente respecto a estos auxiliares educativos; así como mal uso de los fondos públicos, que se otorgaron como apoyo para la apertura de algunas estancias.  

“En muchas de ellas el apoyo de 70 mil pesos que entregaba Sedesol para la apertura de la estancia no se recuperaba, tenemos 150 estancias a las que se les entregaba el recurso y no se comprobaba la existencia de la estancia o no se recuperaban los recursos”, afirmó la funcionaria.

Aunado a esto, María Luisa Albores secretaria del Trabajo hizo hincapié en el caso de una menor, quien falleció hace algunos días en una estancia en la comunidad de Sombrerete, Zacatecas debido a un cuadro de neumonía.

“Esto comprueba la deficiencia que existe en los filtros de revisión de salud, que fue otra irregularidad que se encontró en muchas estancias, incluso la responsable de este lugar tenía otra estancia a su cargo lo cual también está prohibido”, reiteró Albores.

Albores aseguró que si bien había estancias que estaban haciendo bien las cosas, las irregularidades se originaron desde las delegaciones, encargadas de distribuir el dinero entregado por la extinta Sedesol, de una forma atípica e irregular.

 “Estamos haciendo toda la investigación para que en su caso se actúe en contra de los responsables de estas irregularidades, la gente nos ha hecho llegar audios y videos que demuestran casos de casos de corrupción, los cuales estamos documentando”, agregó la encargada de la STyPS.

¿Cómo operaban las Estancias Infantiles?

El programa fue creado por el ex presidente Felipe Calderón como un apoyo a madres trabajadores que no contaban con ningún tipo de seguridad social; sin embargo, según cifras oficiales en la actualidad, uno de cada tres niños registrados cuenta con este derecho.

Desde su comienzo, el proyecto fue operado por la Sedesol, brindando un apoyo de 900 pesos a madres trabajadoras y padres solteros de niños de entre uno a tres años con 11 meses de edad y 1,800 pesos para los niños con alguna discapacidad entre uno a cinco años 11 meses de edad.

El dinero se otorgaba directamente a las instituciones para sus gastos de apertura y operación, el cual según las reglas de operación, debería de utilizarse para la compra de mobiliario, póliza de seguro de responsabilidad civil o gastos relacionados con programas de protección civil.

Sin embargo, la multitud de irregularidades se hizo evidente, como es el caso del secretario de Asuntos Económicos del PAN, Armando Rivera Castillejos, quien indicó que al Partido del Trabajo (PT) le entregaban dinero para cada una de sus estancias.

De acuerdo con el panista, en febrero de 2017, la pasada administración entregó 100 millones de pesos de los Cendis manejados por el PT, mismos que fueron depositados en la cuenta personal de la esposa del dirigente de ese partido, sin que hasta la fecha se haya esclarecido el uso del dinero.

Afirmó que el gobierno habla sin pruebas sobre presuntos actos de corrupción en las estancias, y en lugar de corregir y castigar los casos donde se detectaron anomalías, impulsan su desaparición.

Nuevas reglas para las estancias

Con el principal cambio que será la entrega del dinero a los padres de los niños, también se tiene prevista la modificación de algunas reglas de operación en el programa que implica más ayuda para los menores.

El monto de apoyo económico será de 3 mil 600 pesos bimestrales para niños con discapacidad, de un año hasta un día antes de cumplir seis años; mientras que el resto de los niños recibirán mil 600 pesos bimestrales, de un año hasta un día antes de cumplir cuatro años.

Además, se solicitará la carta de no afiliación respecto a los servicios de atención de cuidados infantiles en IMSS e ISSSTE y serán prioritarios los menores que vivan en municipios indígenas, de alto rezago social, pobreza extrema y zonas con alto grado de marginación y altos índices de violencia.

También vale indicar que, durante 2019, el programa contará con 2,000 millones de pesos menos para su operación, lo cual agrava su situación de los menores y sus familias, pues de acuerdo con un informe de su desempeño realizado en 2011, 34% de las madres beneficiadas perderían su empleo de inmediato por atender a sus hijos, en caso de no contar con el apoyo.

Con información de Forbes, Animal Político y El Universal